El peronismo, al rojo vivo

Berisso: arde la interna oficialista y le piden "transparencia" a Cagliardi

El rechazo a la rendición de cuentas en el Concejo Deliberante desnudó el descontento de puertas para adentro, con diferencias irreconciliables en el peronismo local

Por Augusto Dallacchiesa

La "falta de liderazago" y "de códigos" y un continuo pedido de transparencia al actual intendente, Fabián Cagliardi, pusieron de manifiesto el descontento de buena parte del arco oficialista en el Concejo Deliberante de Berisso, en donde la rendición de cuentas fue rechazada con el aval de varios ediles de la bancada peronista (como Alejandro Paulenko, Jorge Suárez y Vanessa Queyffer).

En concreto, fueron los votos negativos de esos legisladores los que permitieron que la revisión de los gastos del 2021 no se apruebe en el cuerpo legislativo: con 11 votos contra 9, el proyecto de ordenanza quedó trunco y evidenció las profundas diferencias internas.

"Maneja el Municipio como una empresa, sin dar explicaciones", fue lo que señaló Vanessa Queyffer en declaraciones a la prensa. Queyffer -una de las ediles que votó en contra durante la sesión- estuvo al frente del HCD local hasta el año pasado, cuando la tensión ya se volvió insostenible y decidió presentar su renuncia.

La concejal también aclaró que ninguno de los representantes del oficialismo atinó a establecer un "canal de diálogo" con los concejales que hicieron pública su negativa a la rendición de cuentas, algo que no hace más que subir el volumen de una pelea que involucra a otros sectores.

El sindicalismo también juega fuerte

Uno de los principales argumentos esgrimidos por los legisladores que no acompañaron el proyecto de ordenanza es que el sentido de la unidad en el armado peronista se perdió hace rato. Es vox pópuli que Cagliardi y el ex titular del Sindicato Único de Petroleros e Hidrocarburíferos (SUPeH), Ramón Garaza, nunca pudieron superar su distanciamiento y en esa relación tirante ya se quemaron varios puentes.

En ese sentido, hay sobradas muestras de que la bronca entre ambos continúa en estado latente: relegados en la lista del PJ local por el oficialismo, los representantes del sindicalista petrolero confiaron que "no hay vuelta atrás" en la convivencia partidaria. Incluso algunos -como Paulenko y Suárez- pasaron de las palabras a las acciones en el HCD berissense, ya sea no dando quórum o votando en contra de las iniciativas impulsadas por la actual gestión.


Como si fuera poco, hay una disputa de semifondo que lo tiene al intendente de Ensenada, Mario Secco, como árbitro principal. Secco -quien mantiene una histórica rivalidad con Garaza- apoyó a Cagliardi en las PASO de 2019 para que el ex dirigente de Gimnasia y Esgrima de La Plata se impusiera en la interna sobre Juan Ignacio Mincarelli. Y después de haber conciliado intereses para desbancar al radical Jorge Nedela de la intendencia, todo parece indicar que aquellas diferencias recrudecieron, incluso con una mayor virulencia. 

Temas