Avellaneda

Perdió la fe: Cura deja la parroquia por los robos

EL sacerdote vive en la casa de un vecino hasta que lo cambien de jurisdicción. Sufrió 4 asaltos en dos años.

El sacerdote Luis Domínguez dejó de vivir en la parroquia San Antonio de Padua, de la localidad de Gerli, ante la “ola de asaltos” que vive la región.

Según explicó, hace más de una semana duerme en la casa de unos vecinos, porque ya sufrió cuatro robos. "Tengo miedo, por eso no vivo en la casa parroquial", dijo el cura, que sería reemplazado en septiembre.


En esa parroquia del partido de Avellaneda se cursa la educación primaria para adultos por la tarde y la secundaria en la noche. En una asamblea con los vecinos, se resolverá la continuidad de las clases.

"Quiero seguir con las tareas de inclusión social, pero no puedo tener las puertas de la iglesia abierta", señaló Domínguez.

El párroco fue asaltado y golpeado el 26 de julio del año pasado. Un año después, nuevamente delincuentes ingresaron a la casa del sacerdote y se llevaron dinero y un computadora. "Habíamos juntado la plata para edificar un salón donde enseñarles a los chicos", señala.

Cuatro días después, el 31 de julio, ladrones rompieron una reja, robaron un televisor y revolvieron todo. "La iglesia ha sido asaltada en varias ocasiones. Los últimos días ha pasado la noche en casa de unos vecinos", dijo un habitante de la zona.

El cura celebrará su última misa el domingo 9 de septiembre. Luego, será asignado a otra parroquia.

16 de agosto de 2012

 

NOTAS RELACIONADAS

Robaron en la casa de un cura mientras daba misa
"Rompieron la cerradura y se llevaron dinero de la parroquia y de Cáritas", aseguró el sacerdote.

 

Lo detienen con las manos en la caja limosnera
El ladrón intentaba llevarse la recaudación de la iglesia destinada a los más necesitados.