Por reclamos salariales

Lanús: Grindetti y los trabajadores municipales, en pie de guerra

El intendente del distrito del sur del Conurbano bonaerense acusó de "inadaptados" a un grupo de empleados que tomaron el edificio de la Municipalidad. Desde el sector exigieron un aumento del 60% en sus haberes.

Por Augusto Dallacchiesa

En momentos en donde los intendentes de los distintos partidos del Conurbano bonaerense intentan ajustar números y cerrar de la mejor manera las negociaciones paritarias con los trabajadores municipales, el que no la pasó para nada bien fue Néstor Grindetti. Horas atrás, el Jefe comunal de Lanús salió a cuestionar con duras palabras el accionar de un grupo de empleados municipales que llevaron adelante una medida de fuerza en la propia Municipalidad.

"Hoy es uno de esos días donde se ven las dos caras de la misma moneda. Por un lado, cientos de trabajadores municipales brindando servicios a nuestra comunidad (...) Por el otro, un grupo de inadaptados que el único propósito que tienen no es discutir paritarias si no, romper todo y joderle la vida a los demás. Una metodología violenta y vetusta", fustigó Grindetti, en una serie de comentarios deslizados desde su cuenta personal de Twitter.


De esta manera, el alcalde lanusense se refirió al episodio vivido en las últimos días, en donde un conjunto de trabajadores municipales afiliados al gremio Asociación Trabajadores del Estado (ATE) decidieron tomar el edificio comunal en reclamo de mejoras salariales, ya que exigen un aumento del 60% en sus haberes.

"Nosotros reclamamos que se otorgue una pauta salarial similar a la que se pagó a nivel nacional y provincial, es decir, un 60 por ciento", explicó el dirigente de ATE a nivel local, Walter Pinto.

Asimismo, desde el sector también criticaron los descuentos realizados por el Ejecutivo local por el paro del pasado 7 de junio que, en algunos casos, alcanzan hasta los 12 mil pesos en total.

El repudio de los Senadores en la Provincia

La ola de repudios en torno a lo ocurrido en el distrito del sur del Conurbano bonaerense no se hizo esperar: desde el bloque de Senadores de Juntos de la Provincia de Buenos Aires manifestaron su profundo rechazo a la toma del edificio comunal por parte de los empleados municipales.

En este sentido, el grupo de legisladores -con Christian Gribaudo a la cabeza- dejó en claro que "la violencia nunca debe ser el camino y todos quienes abrazamos la democracia debemos ser categóricos y no tolerar un atropello a las instituciones".


"Nos solidarizamos con los trabajadores que fueron víctima de un acto de violencia y enviamos nuestro apoyo al intendente local, Néstor Grindetti", concluyeron desde el bloque afín a la gestión municipal.

Temas
¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante