Integración

BepoGhezzi: así funciona uno de los centros de inclusión social para personas en situación de calle

Es uno de los 38 espacios con los que cuenta la ciudad destinados para hombres y mujeres en condiciones de vulnerabilidad social

Andrés Calvo es correntino. Hace algunos años viajó a la Ciudad de Buenos Aires a probar suerte, en busca de ese trabajo que le permitiera salir adelante en la vida. Pero poco tiempo después de llegar estalló la pandemia de coronavirus, la búsqueda de empleo se complicó, se le acabó el dinero que había traído y pronto se vio viviendo en la calle. Cansado del frío, pidió ayuda y así llegó al Centro de Inclusión Social BepoGhezzi.

Ubicado en Parque Patricios este espacio es uno de los 38 dispositivos de alojamiento permanentes en la ciudad destinado a personas en situación de calle que suman 3000. Allí las personas disponen de una cama, duchas calientes, elementos de aseo personal, cuatro comidas diarias, talleres para contención psicológica y para la inserción social, laboral, y oportunidades de revinculación familiar. Desde el inicio de la pandemia se sumaron tres centros de emergencia en Parque Roca.

Parte de las instalaciones del centro de inclusión social Bepoghezzi

José Américo "Bepo" Ghezzi fue un linyera tandilense que nació en 1012 y vivió durante años en las calles de Buenos Aires como otros 300.000 inmigrantes del interior del país. El Centro de Inclusión Social que lleva su nombre acaba de ser remodelado. Se realizaron obras de impermeabilización, aislación, revestimiento, pintura, colocación de zócalos, y climatización. Su capacidad ya llega a 50 plazas operativas, para dar alojamiento, alimentación, higiene y atención profesional a personas que se encuentren en situación de calle o vulnerabilidad social.

Durante el último año, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat realizó obras de infraestructura en tres de los Centros de Inclusión de gestión propia más grandes: Costanera Sur, Hogar Félix Lora y BeppoGhezzi.

Los armarios de metal donde los usuarios del centro de inclusión social pueden guardar sus pertenencias

"Me gusta este lugar, está muy bueno porque me está ayudando en varias cosas. Pero ya quisiera conseguir algo mejor para sentirme estable en la sociedad", cuenta Andrés parado al lado de su cama. Señala hacia arriba y apunta a un tubo: "De ahí sale un aire calentito. Dormís cómodo, dormís diez mil veces mejor que en la calle. Tranquilo", describe.

Cecilia Ametrano Tarre es coordinadora en el BepoGhezzi donde reciben a hombres de 18 a 59 años. "El objetivo principal es atender todas sus necesidades básicas. Y en función de que ellos puedan reestablecerse, trabajar con los equipos de profesionales, psicólogos, trabajadores sociales, se intenta una reinserción social que generalmente es a través de lo laboral", explica.

Trabajan especialmente en junio, julio y agosto, cuando las temperaturas bajan y se activa el Operativo Frío. En esos días se refuerzan las salidas a la calle de voluntarios y profesionales a buscar a aquellas personas con el deseo y la voluntad de asistir a un lugar donde poder dormir, comer y refugiarse del frío.

Los usuarios encuentran también en los paradores armarios para guardar sus pertenencias, auditorios para cursar los talleres y toda la contención de los voluntarios y profesionales que trabajan allí. La red de Centros de Inclusión cuenta con más de 1.500 personas entre hombres y mujeres solos, mujeres con niños y familias.

"La calle no es un lugar para vivir, mucho menos en los meses más fríos del año. Ante las bajas temperaturas, todos los equipos del programa Buenos Aires Presente comenzaron a salir al encuentro de las personas en situación de calle para brindarles un plato de comida caliente, alimentos secos y abrigo, y también para invitarlas a venir a cualquiera de los 38 Centros de Inclusión Social, donde reciben asistencia con un abordaje integral", expresó María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteño.

El Operativo Frío cuenta con 25 equipos de atención todos los días. En aquellas jornadas con temperatura por debajo de los 5 grados se duplican a 50 con la participación voluntarios del gobierno porteño. 

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante