Escándalo en Tigre: acusan a Julio Zamora de perseguir y hostigar a una empresa

Pelco, la firma a cargo de la gestión de residuos industriales, peligrosos y patogénicos, denunció al intendente por persecución. La directora de la firma reveló los "verdaderos intereses" del jefe comunal.

El intendente de Tigre Julio Zamora quedó envuelto en una fuerte polémica, luego de que las autoridades de la empresa Pelco, dedicada a la gestión de residuos industriales, peligrosos y patogénicos, lo acusara de perseguirlos y hostigarlos. 

La directora Ejecutiva de la empresa, Claudia Kalinec, cuestionó al intendente por abandonar todas las políticas en defensa del medioambiente y por impulsar una persecución contra la firma que pone en riesgo la estabilidad laboral de 200 familias.

Pelco se radicó en Tigre en 1993, con una planta ubicada en el barrio Ricardo Rojas donde gestiona distintos tipos de residuos y tiene su base logística. A lo largo de estos 28 años, la firma invirtió más de 150 millones de dólares y garantiza puestos de trabajo para 200 personas. 

En 2012, durante la gestión de Sergio Massa, la empresa abrió un centro de recepción de aparatos eléctricos y electrónicos (AEEs) en Benavídez, tras la firma de un convenio con el municipio que le cedió un predio a la firma.

La empresa distribuyó contenedores en las delegaciones municipales, en el Centro Universitario de Tigre y en algunos clubes para que los vecinos puedan arrojar este tipo de residuos. Luego la empresa los reunía en el predio para finalmente incorporarlos a la economía circular. 

El proyecto funcionó a la perfección durante la gestión de Massa en la Intendencia. A partir de 2017, con la llegada de Julio Zamora, la administración municipal comenzó a poner trabas de todo tipo.

En primer lugar, le negó el permiso de establecimiento, pese a que en sucesivas inspecciones se comprobó que la empresa cumplía con todas las tasas que el municipio le cobraba. Luego, cortó la recepción de los AEEs. 

La última acción del municipio contra Pelco es un hostigamiento constante con visitas de inspectores municipales todas las semanas al predio.

"Zamora lo culpa de todo a Massa" 


"Pelco es una compañía que durante el año de pandemia invirtió en Tigre 210 millones de pesos. No se entiende el hostigamiento y acoso de la intendencia a la empresa. Entendemos que es la manera del intendente, Julio Zamora, de tener de rehén al empresario, en este caso una empresaria que invierte y genera empleo en una de las situaciones más delicadas que les toca atravesar en la historia del país. Es increíble que en el 2021 existan prácticas de sometimiento a empresarios por no militar una forma de gobernar", planteó la directora Ejecutiva, Claudia Kalinec.

La empresaria dijo que es "una pena" que al municipio no le interese ni respete la inversión, la generación de empleo y, especialmente, "el cuidado del medioambiente". "Su gobierno deshizo todas las políticas ambientales que tenía en marcha, por ejemplo la separación de residuos en origen y su recolección diferenciada. Va a contramano de lo que sucede hoy en todos lados", se quejó Kalinec. 

La última acción del municipio fue a través del secretario de Gobierno, Mariano Zamora, hermano del intendente, que timó a la empresa a devolver el predio donde funciona el centro de recepción de residuos electrónicos. 

"La empresa reclama los gastos de la remediación realizada en el predio ya que allí funcionaba una fábrica que había dejado un pasivo ambiental y del cual Pelco se hizo cargo, más los impuestos que fueron pagados en concepto de tasa municipal y por lo cual la empresa se siente estafada", detalló Kalinec.

La empresaria sostuvo que "además de hacer pública esta conducta de persecución de parte del municipio", la empresa busca dar a conocer los "verdaderos intereses" de la gestión de Zamora. "Dista mucho del discurso público de campaña. Sus acciones solo se orientan a tratar de deshacer toda aquella política gestionada por Massa, como si con ello lo desapareciera a él ya que Zamora lo culpa de todos sus problemas", finalizó.