San Miguel

Recibió un extraño llamado y al rato apareció muerto

Tres días antes de su cumpleaños, un joven de 20 años cayó desde la terraza de un edificio de 14 pisos situado en San Miguel. Policías investigan si se trató de un suicidio o de un asesinato. En tanto, familiares de la víctima aseguran que al chico lo mataron.

Un joven de 20 años, estudiante de economía, falleció tras caer desde lo alto de un edificio de 14 pisos situado en la localidad bonanerense de San Miguel. Vecinos horrorizados encontraron el cuerpo y advirtieron a la policía. Aunque en un principio se presumió que había sido un suicidio, investigan un posible asesinato. La madre de la víctima asegura que a su hijo lo mataron y pide justicia desesperada. Familiares del difunto señalaron a su ex novia como principal sospechosa.

El último jueves por la tarde, Sebastián Matías Zurita llegó a su casa, se sentó tranquilo y merendó una chocolatada con galletitas. A las 16:30, recibió un llamado. Sus hermanos lo escucharon decir: "Dale, voy para allá. Esperame que ya llego". Luego, el joven le dijo a su familia "en un ratito vengo" y se fue sin dar más detalles. Sus familiares no detectaron ningún comportamiento sospechoso.

Tres horas después, vecinos encontraron el cuerpo sin vida ensangrentado de Matías, tirado en el piso de la calle Charlone y Pasaje de Indios. Los testigos, desesperados, dieron aviso a la policía. Los investigadores encontraron las pertenencias del joven en la terraza de un edificio y determinaron que el difunto se habría suicidado lanzándose desde allí. Sin embargo, las pistas recolectadas desde entonces hicieron que la causa quede caratulada como "muerte dudosa".

La mamá de la víctima, Carolina de 47 años, manifestó a Crónica: "No sabemos cómo mi hijo entró al edificio. En el inmueble, vive una amiga de su ex novia, que todavía no declaró. En la terraza, encontraron la mochila de Matías, su celular y botellas con alcohol. Él ingresó después de las 17. A esa hora, la puerta de la terraza se cierra. No pudo haber entrado sin ayuda de alguien".

Agregó: "Matías no era una persona depresiva, no es posible que se haya quitado la vida. Esa misma noche iba a salir con sus amigos. Es más, horas antes del episodio, estaba buscando repuestos para sus auriculares a través de Facebook. ¿Qué persona hace eso antes de suicidarse?".

También, describió: "Minutos antes de irse de casa, recibió un llamado. Creemos que fue a encontrarse con su ex novia. Tenían una relación muy tóxica. Incluso, ella le pegó en reiteradas ocasiones e incluso le dejaba marcas de golpes en el cuerpo. No sabemos quién estaba con él en la terraza, pero pudo haber estado ella o alguna de sus amigas".

Agregó: "Vecinos que no se animaron a declarar ante la policía, aseguraron que escucharon fuertes gritos, una discusión. Tienen miedo de hablar porque los amenazaron, por eso, pedimos que si algún testigo vio algo, se comuniquen con nosotros".

En tanto, la ex novia del chico manifestó que se enteró del episodio al día siguiente y no pudo brindar su celular a la policía porque el teléfono "explotó" durante un accidente doméstico. Sin embargo, aportó a la causa con sus declaraciones, en las que expresó que el chico se despidió de ella a través de WhatsApp.

Allegados a Matías se manifestaron sobre el caso por las redes sociales y solicitaron justicia. Además, dejaron mensajes de afecto ya que, el mismo día que lo sepultaron, el joven hubiese cumplido sus 21 años.

"El día 31 mi hijo Matías recibió un llamado a las 16:30, salió y apareció muerto en la calle. Lo tiraron de la terraza. Hoy, en el día de su cumpleaños, acabo de sepultar a mi hijo. Ruego y suplico a quien haya visto o escuchado algo que se comunique conmigo. Muchas no quieren declarar por miedo. Supuestamente, fue su novia quien lo llamó. Ella lo agredía constantemente y llegó a dejarlo hasta marcado", dijo la mamá del chico a través de Facebook.

Además, le escribió por su cumpleaños: "Hijo hermoso, hoy es tu cumpleaños. El más duro, triste e injusto. Tu abuelita será quien te cuide hasta que nos volvamos a juntar. Sé que te arrebataron la vida y me mata saber que no pude protegerte. Me rompe el alma no haberte disfrutado, hijo mío. Aún espero que vengas a casa y juegues hasta las 4 de la madrugada con tus hermanos. Voy a hacer justicia por vos y no voy a a descansar hasta llegar a quienes te hicieron esto".

Crónica


 

Más de San Miguel