Política

Macri duplicó la cantidad de argentinos con hambre

El gobierno de Mauricio Macri concluye su mandato difundiendo informes sobre los resultados de su gestión reñidos con los propios datos elaborados por el INDEC y otros organismos oficiales que han sido desmentidos por la oposición y por diversas organizaciones civiles, la oposición política y numerosas consultoras especializadas.

Ahora, a esas voces que denuncian la falacia de la declaración emitida por Marcos Peña la semana pasada, se sumó una entidad insospechada de tener alguna clase de vinculación con el kirchnerismo. Nada menos que las Naciones Unidas. Y sus datos y conclusiones son, realmente, catastróficas.

El estudio publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según la sigla en inglés), que no incluye el año 2019 -cuyos indicadores son realmente pésimos-, concluye, de manera lapidaria, en que la gestión de Mauricio Macri duplicó la cantidad de argentinos con hambre que heredó de Cristina Kirchner.

Según el informe, mientras que entre 2013 y 2015, sufrieron inseguridad alimentaria grave 2.500.000 argentinos, Macri necesitó solo tres años para elevar esa cifra al doble, esto es, 5 millones de personas, entre 2016 y 2018. Y aún resta incluir los datos de 2019, cuando los salarios no registrados experimentaron hasta el mes de agosto -último dato disponible-, una caída real de 10,6 por ciento respecto a la Canasta Básica Alimentaria (CBA), según los datos oficiales publicados por el INDEC.

Sólo durante el año en curso, los salarios sufrieron una baja real de 2,6 por ciento. Durante el primer semestre, la pobreza trepó 8,1 puntos, llegando a un indicador de 35,4, y la indigencia creció 2,8 por ciento para alcanzar el 7,7. Tales datos excluyen la debacle pronunciada sufrida a partir de entonces.

Según la definición que adopta la FAO, la inseguridad alimentaria grave se produce "cuando el miembro o miembros del hogar se hayan quedado sin alimentos, hayan experimentado hambre y, en las situaciones más extremas, hayan pasado varios días sin comer".

Adicionalmente, las Naciones Unidas difundieron la medición de inseguridad alimentaria grave o moderada, que a los indicadores que ya mencionado le agrega el incremento de las personas con dificultades para acceder a una alimentación de calidad.

"Se habla de inseguridad alimentaria moderada -se explica- cuando los miembros de una familia se ven obligados a modificar la cantidad o calidad de los alimentos como consecuencia de las incertidumbres asociadas a su capacidad de acceder a alimentos".

Según el informe de la FAO, entre 2016 y 2018 se sumaron 5.900.000 personas a la situación de inseguridad alimentaria grave o moderada. De este modo, de los 8.300.000 que la sufrían en 2014 - 2016, pasaron a ser 14.200.000 en 2016-2018, en los tres años iniciales del macrismo.

La causa principal consignada para esta declinación, en el año 2018, fue la devaluación, que no estuvo acompañada de una compensación salarial equivalente. Durante los meses transcurridos del año 2019, el dólar experimentó un incremento en su cotización del 60 por ciento, por lo que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) cerrará en 56,5 por ciento, según el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), elaborado por el Banco Central.

Según un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la inflación registró un incremento del 308,5 por ciento para el decil (10 por ciento) de menores ingresos, durante el gobierno de Mauricio Macri, frente a un incremento de apenas un 205 por ciento en promedio de los salarios. Eso implica una caída del salario real de 25,5 real para ese segmento. En tanto, para el promedio de los trabajadores la caída del salario real fue de 18,5 durante la gestión de Cambiemos.

La situación económica y social que heredará Alberto Fernández resulta, así, desoladora. A punto tal que se encuentra trabajando un equipo de intendentes junto con Daniel Arroyo para garantizar la contención social a partir del 10 de diciembre en el conurbano bonaerense, y se encuentra en avanzado estado la iniciativa Argentina Sin Hambre, con la participación de diversos sectores de la sociedad civil.

Fuera de la grieta que nos divide, las Naciones Unidas presentan una evaluación incuestionable de los resultados de la gestión de Cambiemos en nuestra sociedad. Bien lejos de la prometida "revolución de la alegría" y la "pobreza cero" prometidas en la campaña presidencial de 2015. Un verdadero territorio minado en lo social, por el que deberá transitar el presidente electo Alberto Fernández

RealPolitik

Más de Política