Viral

Pamela Pombo y su radical cambio, de influencer bizarra a físicoculturista

En 2011 Pamela Pombo saltó a la fama como una de "Las hermanas Pombo" y llegó a trabajar como modelo y vedette. Pero se alejó del medio y comenzó a dedicarse al gimnasio. A los 34 años encontró su pasión el fisicoculturismo.

"Me pasó que dejé de disfrutar el hecho de ir a los programas y estar en el ambiente. Y dije ?Si no lo disfruto, no es para mí'. Yo soy de las que creen que la vida es una sola, que hay que disfrutarla y vivirla como te gusta. Esto me encanta, me apasiona, la paso bien y lo disfruto", contó a Teleshow sobre su nueva pasión.

Pamela compite en distintas certámenes y lo logra gracias a un entrenamiento diario y una dieta proteica. "Me gustó la mutación de verme mucho mejor. A pesar de que ya era deportista y tenía un cuerpo firme, me empezó a gustar tener más piernas y más glúteos. Yo tengo una cintura chica y me gustaba cómo se veía la línea y la forma del cuerpo", reveló.

Todo cambió en 2014, cuando a Gerardo Repollo, quien se conviritó en su novio. Él es campeón argentino y sudamericano de fisicoculturismo y la ayudó con su cambio físico y alimenticio. "No comer chatarra, golosinas, ni helado, tampoco podía tener permitidos. Así que saqué todo eso e hice una dieta a base de proteínas con poco porcentaje de hidratos de carbono. Comí pollo, carnes rojas y un poco de papa", explicó.

"Me ordené un poquito más con las comidas. Venía comiendo cuatro veces al día e incorporé dos más. De esa forma, se acelera el metabolismo, lo que genera que se queme más grasa y al ingerir más proteínas se desarrolla masa muscular haciendo fuerza en el gimnasio", detalló. Sobre su actividad en el GYM dijo: "Le puse mucho énfasis a mi tren inferior porque, tengo un buen desarrollo y linda forma en el tren superior, así que no lo entreno".

Aprovechando su experiencia y crecimiento, ahora Pamela también da clases a alumnas que quieren generar masa muscular.


Más de Viral