Política

El Financial Times no tuvo piedad con el Gobierno

"Donde sea que mires, los datos macroeconómicos son decepcionantes", afirma un artículo del Financial Times que asegura que los tropiezos de Macri en materia económica le abren la puerta a un triunfo opositor en octubre.

El Financial Times publicó un artículo en el que enumera la serie de tropiezos económicos del presidente Mauricio Macri y se pregunta si el candidato opositor Alberto Fernández podrá "capitalizar" esos errores para imponerse en las próximas elecciones.

"El hecho de que el estado no haya resuelto los problemas de los argentinos más pobres, muchos de los cuales están peor después de que se aumentaron las tarifas de servicios públicos en los últimos cuatro años, pone en peligro las perspectivas de reelección del presidente Mauricio Macri", considera el prestigioso medio británico especializado en temas económicos.

El Financial Times (FT) recuerda que Macri -"un líder de centro derecha"- asumió el poder en 2015 con la promesa de terminar la pobreza y poner fin a más de medio siglo de crisis económicas. Pero señala que el gobierno de Cambiemos dejó a su paso una crisis cambiaria que lo obligó a buscar un rescate récord del Fondo Monetario Internacional por 56 mil millones de dólares.

El periodista Benedict Mander consultó al economista Guillermo Nielsen, cercano a Alberto Fernández y ex secretario de Finanzas de Néstor Kirchner, por la situación económica. Nielsen aseguró que Macri "provocó una increíble pérdida a los bonistas y tenedores de acciones" y mencionó el "ridículo" bono a 100 años emitido por el Gobierno a mediados de 2017, que desde entonces perdió un cuarto de su valor.

El artículo recuerda la fallida promesa de "pobreza cero" hecha por Macri en la campaña de 2015 y señala que el índice de pobreza se encuentra cercano al que recibió el mandatario, en torno al 32 por ciento.

"Algunos críticos dicen que sobreprometió y no cumplió. Macri se jactó de haber formado el ?mejor equipo económico de los últimos 50 años' cuando llegó al poder. Disfrutó algunos éxitos tempranos, como poner fin a una aparentemente interminable disputa con tenedores de bonos. Sin embargo, donde sea que mires los datos macroeconómicos son decepcionantes: la inflación alcanza al 57 por ciento, cerca del doble de la tasa no oficial de 2015, y la economía se achicó un 4,1 por ciento en ese mismo período", dice el artículo del FT.

En esa línea, menciona que los seguidores de Macri afirman que el mandatario logró poner en orden las cuentas tras heredar un alto déficit fiscal y ahora apunta a dejarlo en cero. "Eso gracias a una altamente impopular decisión de eliminar los subsidios y volver el gasto público más eficiente. La contracara es que la deuda de la Argentina se disparó desde aproximadamente el 43 por ciento del PIB en 2015 al 89 por ciento hoy", aclara el Financial Times.

Y agrega que el país está atado ahora a un programa del FMI que significará "más austeridad y reformas impopulares".

Para el periódicto británico crecen las posibilidades de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en las elecciones de octubre. El Financial Times considera que hace poco más de una año parecía segura una victoria de Macri, pero la brutal devaluación del peso y el acuerdo con el FMI dejaron el escenario abierto.

"Las encuestas ahora no muestran una clara ventaja para el mandatario sobre su rival peronista", señala el Times y agrega que lo que sí muestran es que Cristina Kirchner mantiene un núcleo duro de apoyo de al menos el 35 por ciento.

Y considera que para Macri mucho dependerá de si puede mantener la establidad del peso. "Cualquier nueva volatilidad del dólar como la que golpeó a la economía el año pasado generaría un nuevo salto inflacionario, erosionaría los salarios reales y golpearía los bolsillos de los votantes en un momento crítico".

Pagina12

Más de Política
La ministra de Seguridad volvió a defender el Servicio Cívico Voluntario en Valores que el Gobierno lanzó para jóvenes de entre 16 y 20 años. Argumentó que la Gendarmería es más valorada "que la educación pública, que la iglesia y ni qué hablar de la política".
Para Bullrich un cuartel vale más que una escuela