Pilar

Achával y Unilever cerraron ciclo de capacitaciones de Mujeres en Acción

Por segundo año consecutivo, Unilever cerró el ciclo de capacitaciones de Mujeres en Acción en el Parque Industrial Pilar, con 30 mujeres responsables de merenderos y comedores del distrito, programa que se ejecuta en articulación con el Municipio.

En el acto de cierre estuvieron el intendente Federico Achával, la concejal Lourdes Filgueira y la Gerente de Asuntos Corporativos de Unilever, Natalia Giraud.

"El rol social que tienen las referentes de comedores en nuestras comunidades es relevante, a través del programa y de la mano del municipio de Pilar, nos acercamos para generar un impacto positivo. Estamos convencidos de que el trabajo conjunto es el camino para la reconstrucción social y económica", dijo Giraud.

A su turno, Achával expresó que "lo que hacen estas mujeres tiene que ver con la esperanza, con el amor, con la unidad de nuestro pueblo que es solidario. Esta capacitación es un ejemplo más de que nadie se salva solo y de que la patria es el otro, es conformando comunidad y compartiendo el conocimiento que podremos salir adelante entre todos. Cada persona que se acerca a los merenderos, recibe un plato de comida pero también acompañamiento y contención. Por eso siempre nos van a encontrar trabajando juntos, como con el programa María Romero, pensando qué más podemos hacer".

El programa Mujeres en Acción busca acompañar a quienes asisten solidariamente a los vecinos con un plato de comida. La capacitación brindada aborda temas como la manipulación de alimentos, desinfección, hábitos de higiene y nutrición.

"A raíz de este proyecto inicial que hicimos en Pilar, hoy lo llevamos a distintos municipios y ya alcanzamos con las capacitaciones a más de 500 mujeres líderes de comedores y merenderos", agregó Giraud y sentenció: "Mujeres simples, con manos y corazones enormes. Las escuchamos, les brindamos las herramientas que nos pidieron y las mimamos un poco, algo que ellas hacen todos los días por sus vecinos. Si todos tuviéramos el corazón lleno y las manos ocupadas como ellas, si cada uno de nosotros tomara su ejemplo como norte estoy segura que saldríamos de la queja y pasaríamos a la acción pase lo que pase".

Más de Pilar
El femicidio seguido de suicidio tuvo dos testigos clave. El sonido de los disparos alertó a las empleadas del matrimonio. Ambas estaban en la parte baja de la mansión. Eran las 14.10 horas de un sábado de sol radiante con temperaturas por encima de los 20 grados. Las cortinas de la casa de Martindale Country Club estaban cerradas, los ambientes en silencio. Los árboles gigantes de la calle Amancio Alcorta apenas se movían por una leve brisa de viento.

El femicidio que conmociona al poder y la hipótesis de un pacto secreto