Deportes

Nápoles conmovida le rinde honores a su rey

El silencio se apoderó de la ciudad del sur de Italia donde Diego convirtió al Nápoli en un equipo ganador. El toque de queda, las luces del San Paolo y el recuerdo del gol imposible a la Juventus.

Anochecía temprano en el otoño italiano, cuando llegó la noticia del fallecimiento de Diego Maradona  a la segunda ciudad de su vida después de Buenos Aires. "Adiós al rey de Nápoles", titulo a toda la página "Il Mattino", el diario popular. Las calles semidesiertas por el miedo a la epidemia de corona virus reaccionó atónita. "Era la felicidad de Nápoles", dijo un ragazzo que no podía contener las lágrimas. Se encendieron "a giorno" las luces el estadio dándole el adiós "al rey de Nápoles". La gente expresó su luto con un reclamo: que el San Paolo lleve desde ahora el nombre de Maradona. Un dirigente dijo que estaba de acuerdo.

Hubo algunos grupos que no resistieron: se juntaron luciendo todos el barbijo para protegerse del coronavirus y caminaron hasta el gran mural de Diego en el barrio español, el más típico de la ciudad. No importaba el riguroso toque de queda que se inició como todas las noches en Italia que obliga a taparse dentro de casa por el peligro el virus.

"Con las luces del estadio queremos devolverle la inmensa luz que Diego nos dio con su inmenso talento. Era el mejor, el más grande de siempre", dijo con la voz entrecortada Corrado Ferlaino, que era el patrón del club. Fue el que llevó a Maradona al Nápoli. "Estoy destruido", agregó. "Soy napolitano y como todos los napolitanos lo lloramos y basta. Diego era un genio y un genio no puede ser como una persona común. Su fútbol era el mejor porque era perfecto. Pelé debía hacer goles. Maradona debía asombrar".

La noticia paralizó a Italia instantáneamente, apenas los canales de televisión comenzaron a difundir la primicia de Clarín refería la muerte del ídolo. Todos los programas de televisión fueron suspendidos. Maradona monopolizó los medios a medida que la noticia se iba difundiendo.

"La Repubblica" de Roma le hizo un homenaje especial. Publicó un artículo de su mejor jefe de deportes, Gianni Mura, fallecido hace unos meses, del 5 de noviembre de 1985. Dos días antes Diego realizó la hazaña más recordada por los napolitanos. Ganarle el solo a la Juventus de Turín, el supercampeón que tiene alquilado hace años el "scudetto" del número uno. "Tenía que parar a la Juve y la paró. La fantasía popular no tiene cuenta del colectivo, palabra tan querida a Octavio Bianchi. Su nombre es Diego Armando Maradona y su zurda no perdona. Dicen que hasta le pasó por arriba a San Gennaro (ndr: el legendario santo de Nápoles).

¿Que hizo Maradona? Casi nada. Venció la ley de gravedad. El más grande "scugnizzo" (se pronuncia scuñiso" en dialecto) napolitano por amor popular, que en italiano sería "ragazzino", pibe, pibe de oro, consumó uno de sus más famosos goles alegres y burlones, escribe Gianni Mura.

La repetición que se ve todas las semanas en algún canal de televisión italiano que no puede resistir aquella magia, hizo historia porque Nápoles le ganó 1-0 a Juventus que estaba primero en la tabla de posiciones con ocho partidos jugados y otros tantos ganados.

Le hicieron una falta cuando gambeteaba con su inmortal zurda frente a la valla juventina y el público del San Paolo se enardecía. Tiro indirecto. Gol imposible. Estaba demasiado cerca. Le dieron el pase y Diego pateó suave. La pelota con el estadio enmudecido partió hacia arriba no muy rápido. Y de golpe bajó y se metió en un ángulo de centímetros. Para la historia. Después del gol de la victoria a los ingleses en México en el Mundial de 1986, el gol imposible a la Juventus es el más recordado por Nápoles.

Gianni Mura escribió: "Mejor no creer más en los milagros. Maradonapoli es oro". Diego le dedicó el gol a Nápoles. Todos los campeones del fútbol aman al público en las palabras. Maradona en los baños de multitud siente a todos esos tifosi (hinchas) como él es para ellos, pero en serio".

Clarín

Más de Deportes