Sociedad

Acuerdo de Pfizer y el Estado por la vacuna del covid-19: afirman que "no es más que un negocio vestido de ciencia"

Marcelo Peretta, doctor en Farmacia y Bioquímica y secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, sostuvo que "es importante no confundir a las vacunas que salvan vidas, con esta oportunidad de negocios que ven algunos laboratorios de sacar ventaja".

Marcelo Peretta, doctor en Farmacia y Bioquímica y secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, sostuvo en una charla con 24CON que "es deshonesto plantear la investigación de una vacuna contra el covid-19 cuando todavía no se sabe el mecanismo de acción por el cual el covid enferma. Es deshonesto plantear una investigación rápida de 6 meses cuando una investigación de medicamento -porque una vacuna es un medicamento- demora entre 5 y 12 años".

Agregó además que "no es correcto plantear que la solución está atrás de una vacuna, -o de ésta particularmente, el covid-19-, y estimular su aplicación a los 7.500 millones habitantes, cuando la gran mayoría de ellos tendrán los anticuerpos por la alta circulación que tiene el virus, por tanto ya no necesitarán vacunas porque el propio cuerpo, el propio organismo, habrá desarrollado las propias defensas, siendo innecesaria la vacunación".

En este sentido remarcó que Pfizer -el laboratorio que realizó el convenio con el Estado argentino para llevar a cabo los estudios pertinentes para las posibles vacunas contra el coronavirus- "y otras multinacionales se planteen como 'solución a los problemas de salud de la gente', siendo que en 2004, en África, llevaron adelante una investigación sobre un antibiótico, una vacuna contra la meningitis, y sus investigaciones dejaron cerca de 2000 chicos y adultos con malformaciones, con enfermedades graves, producto de esa investigación".

"Es deshonesto que estas farmacéuticas -en la República Argentina, particularmente Glaxo- hablen de 'vacunas, y de defender la vida de la gente', cuando en 2012, dejaron en Santiago del Estero, Jujuy, en varias provincias, muertes y malformaciones en niños que participaron de las investigaciones, producto de una vacuna, y obviamente terminó mal ese ensayo, porque el ANMAT terminó multando a esos laboratorios", señaló.

Remarcó además el "conflicto de interés" que existe en torno a estas empresas farmacéuticas: "No es que nos hayan elegido porque somos un 'gran país en materia de investigación y desarrollo' farmacéutico -que, en parte, lo somos; no discuto eso- pero no nos eligieron por eso. Hay un conflicto de interés porque las farmacéuticas son dueñas de los bonos de la deuda de la República Argentina. Entonces nos van a cobrar esa deuda que tenemos con ellos, a través del Fondo Monetario Internacional o a través de las vacunas que nos quieren vender".

"Entonces es importante que se sepa que la solución no está atrás de una vacuna 'rápida'. La solución está a través de aumentar las defensas y nuestro sistema inmunológico. Necesitamos un Estado que nos obligue a adelgazar, a hacer actividad física, a correr, a oxigenarnos, a alimentarlos bien, y de esa manera tendremos un sistema inmunológico fuerte que nos defenderá del covid y de cualquier otro virus", señaló el especialista.

Inmediatamente agregó que "de lo contrario, esta vacuna tendiente a solucionar la pandemia, no es más que un negocio vestido de ciencia, porque querrá vender a 7,5 mil millones de habitantes esta vacuna, que no la necesitan, y que la deberán pagar individualmente los pacientes -aquellos que puedan-; sus obras sociales y prepagas, aquellos que tengan; o el Estado -como ya se le adelantó- a este laboratorio, varios millones de dólares para esta investigación".

"Es importante no confundir: una cosa es 'la ciencia, la investigación, los medicamentos y las vacunas que salvan vidas', y otro esta 'oportunidad de negocios' que ver algunos laboratorios, de sacar ventaja de esta gran crisis mundial, y particularmente Argentina", concluyó.

Esta nota habla de:
Más de Sociedad