"En Salud, nunca se planificó nada"

Entrevista a Claudio Zin, ministro de Salud bonaerense. Balance de su gestión, a un año de haber asumido.El conflicto con su par porteño y la dicotomía de vivir en un lugar y curarse en otro.

-¿Sigue pensando que la salud pública necesita un cambio?

-Sigo pensando lo mismo, y en particular en Buenos Aires. Aunque parezca mentira en los últimos cinco años no se ha hecho absolutamente nada en la Provincia. Se ha economizado, se ha invertido de acuerdo a las circunstancias, el momento y el presupuesto. Pero no se ha planificado.

-¿Porqué cree que no se planificaba cuando la lógica indica que en este tipo de campos se tendría que hacer lo contrario?

-Lo único que hicieron los ministros que me precedieron fue establecer pautas y normas económicas para ver si podían llegar con el presupuesto que tenía, pero planificación aquí no se hizo. Recién ahora empieza a existir, porque estamos en un espacio de planificación con la ministra de Salud de la Nación Ocaña, y con el Ministro de la Ciudad Jorge Lemus. Los tres tenemos actividades y proyectos en común, y tenemos una visión de la salud pública más o menos semejante, por lo que se empieza a encaminar un proyecto para la Provincia.

-Son pocas las veces en que las tres autoridades se pueden sentar a dialogar sobre temas en común

-Por eso mismo hoy la Provincia tiene un proyecto viable.

-¿Se superaron los conflictos que existían al principio con las autoridades porteñas? ¿Fue un malentendido?

-Al contrario, yo creo que fue bien entendido. Macri quiso instalar el tema del costo que significa la salud pública, y eso es un disparate. Es cierto que un 30 o 40 por ciento que se atiende en la Cuidad es de la Provincia, pero también es cierto que esa gente trabaja en la Ciudad, y también que aporta impuestos. Y también que cuando empieza el verano mucha gente de Capital que está de vacaciones se atiende en hospitales provinciales. Hay pautas culturales que son muy difíciles de cambiar. Por ejemplo, un señor que vive en Lomas de Zamora y tiene un colectivo que pasa por la puerta de su casa que lo lleva hasta un hospital de Parque Patricios va a hasta allá, y no al que está a diez cuadras. La verdad es que plantear esos conflictos es tener una visión política muy corta.

-¿Cómo logró cambiar que la Provincia habilite sin problemas presupuestos para Salud?

-Ahora no tengo problemas serios de presupuesto, porque cada vez que necesito plata se la pido al Gobernador y me la da. Tengo problemas de ejecución, pero por un tema burocrático. En lo personal nunca tuve otra opción que ésta. El gobernador estaba absolutamente convencido de que las cosas tenían que ser así. Los intendentes están sorprendidos y aliviados en esta misma filosofía. Ésta es una etapa de edificar un concepto y una estructura para la Provincia.

-Dentro de pocos días se cumplirá un año de su mandato ¿Qué es lo que logró cumplir y qué asignaturas pendientes le quedaron?

-La primera reflexión es que puedo hacerlo. Llevar a cabo un proyecto es interesante, es un desafío. Me parece un punto importante, si no me sentiría muy desanimado en tener que hacer algo como una obligación, pero la verdad es que para mí es un placer trabajar acá. Lo segundo es que tenemos un tiempo razonable por delante para llevar a cabo un cambio en lo que significa la concepción. En éste cambio se va a fortalecer la atención primaria. Creo que esto se ha dicho cada quince días por los últimos 30 años en alguna parte del mundo. Acá hemos tomado la decisión, y fue muy visto por varias consultoras y por el Banco Mundial, en hacer el plan Nacer, que es nacional. El plan toma a la mujer embarazada y a los chiquitos hasta los 6 años de edad, y los atienden los centros de atención primaria, que hay unos 1600 en la Provincia aproximadamente. Por eso hemos reconvertido un seguro que se llama “Público” y uno que se va a llamar “Familiar”, para articular al chico de 6 años y a toda su familia hasta los 18 años para que tengan cobertura, por los médico que atienden en los CAPs (Centro de Atención Primaria). Van a tener una tarjeta, y esa salita los va a derivar al hospital que corresponda, de acuerdo a la patología que presenten. Pero para eso hay que empadronarlos, reverenciarlos, el médico cobrará distintos sueldos. Buscamos que el personal se sienta estimulado y gane más dinero, y esté más en los territorios.

-¿A qué se parece éste modelo?

-A nada. Pero hay muchos lugares en el mundo que tienen un sistema que se parece a éste, pero acá intentamos poner un programa dentro de otro y circunscribirlos a los CAPs. Porque el 60 por ciento de la gente no concurre a ellos, sino que va al hospital, por eso aumenta la demanda en los hospitales por patologías que son de bajo nivel de complejidad. Hay muchas cuestiones que son casi más administrativas que de salud. Ahora va casi un año, ya estoy instalado.

 

Quiénes lo cuestionan?

Pero mis enemigos son los políticos, no los medios. Aunque ha diferencia de Seguridad nosotros no hemos tenido catástrofes que lamentar afortunadamente. Por ejemplo en cuanto al accidente de Dolores, la gente fue evacuada a las 10 horas cada una a su hospital de referencia. Mostramos reacción, no hubo quejas de los familiares, aunque tuvimos que lamentar muertos y heridos, pero me parece que lo manejamos con solvencia.

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante