Las camas solares producen cáncer, según la OMS

La Organización Mundial de la Salud elevó al máximo el riesgo de su uso. Advierten del peligro que representan para la piel y los ojos, y los problemas de usarlas antes de los 30 años.

El uso de las camas solares está extendido a lo largo y ancho del planeta a pesar de las advertencias médicas, pero un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encendió el alerta roja.

 

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS elevó la clasificación de los rayos ultravioleta de las lámparas bronceadoras de "probablemente cancerígenas" a "cancerígenas", un máximo nivel de riesgo para la salud humana.

 

Un grupo de 20 científicos del IARC, liderado por la doctora Fatiha El Ghissassi, asegura que la radiación UV que emiten estos dispositivos comporta un gran riesgo de desarrollar la mutación genética que provoca el melanoma, un tumor cutáneo especialmente agresivo y responsable del 75 por ciento de las muertes que se producen al año como consecuencia del cáncer de piel.

 

Los investigadores advierten de que, contrariamente a lo que se piensa, todas las radiaciones UV - ya sean UVA, UVB o UVC- son igual de peligrosas y añaden que el riesgo de padecer melanoma se incrementa en un 75 por ciento cuando el uso de las cabinas de rayos ultravioletas comienza antes de los 30 años.


Además del melanoma cutáneo, los expertos del IARC alertan de que buscar el bronceado rápido en estos aparatos puede provocar tumores oculares.

 

En 1992 los rayos solares ultravioletas (de tipo A, B Y C), los artificiales de las lámparas y de las camas solares estaban en el "nivel 2" de la clasificación de la agencia de la OMS. Las conclusiones a las que llegaron los expertos de nueve países sobre el riesgo de camas bronceadoras serán publicadas en agosto en la revista médica Lancet Oncology.

 

Fuente: EFE y Télam

 

 

28 de julio de 2009

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante