Salto Tecnológico

El Blu-ray todavía no se impone

Para estas fiestas los desarrolladores del sucesor del DVD pensaban que iba a instalarse en el mercado, pero no lo logró. La escasa percepción de las mejoras de este avance visual en el público, sumado a su alto precio, lo tienen todavía a  un costado.

Por Redacción 24CON

La guerra en avances audiovisuales se concretó hace meses, cuando Toshiba tiró la toalla frente a Sony en el intento de imponer los nuevos discos high definition. Así abandonó su HD-DVD y los Blu-ray de Sony quedaron como único formato en todo el mundo.

Por lo tanto, se esperaba y presagiaba una invasión del Blu-ray para esta altura. Pero casi un año después de su lanzamiento, aún no se ha producido. "Todavía es un mercado pequeño", estimó Michael Mathieu, analista del instituto de estudios GfK, quien añadió que la conversión a este formato será "más larga que lo que conocimos en 1995-1997 con el paso del cassette de vídeo VHS al disco DVD".

La venta de discos Blu-ray sólo representan un 2% de los títulos comercializados. "El público no es el mismo" que cuando apareció el DVD, según Mathieu: "Entonces nos dirigíamos a los hogares con televisor”. Además, el salto tecnológico del DVD al Blu-ray es menos perceptible para el público que el que supuso el paso del video al DVD.

El problema es que para disfrutar de la nueva tecnología y la pantalla más “clara”, no solo se necesita la lectora, sino que hace falta tener una pantalla de alta definición para tener acceso, “lo que reduce el público (potencial) a un tercio".

Entre los factores que aplacan hoy el desarrollo de esta tecnología también señalan la actual crisis económica. "Pensamos que el clima económico va a frenar la transición. La gente retrasará la compra salvo si el lector de DVD se les estropea, e incluso en esa caso, preferirán gastarse 50 euros en un lector clásico", explicó Helen Davis, encargada del departamento de vídeo del gabinete británico Screen Diges.

Y es que los lectores Blu-ray, que también son capaces de leer los "viejos" DVD, son aún muy caros: en Europa cuestan una media de 300 euros (420 dólares), más del doble de lo que cuestan en Estados Unidos (200 dólares).

Según los analistas, el año 2009, el primero desde la supremacía del Blu-ray, debe ser determinante para el porvenir de esta tecnología. En principio las ventas de las lectoras domésticas de Blu-ray, si se excluyen las cónsolas de videojuegos PlayStation 3, aún no despegaron. Y están muy lejos de los lectores tradicionales, que alcanzan los 111 millones.

"El mercado debería más que duplicarse", auguró el secretario general de la asociación Blu-ray Partners France, Arnaud Brunet:"Ya constatamos una aceleración, especialmente en Estados Unidos", donde títulos como "Iron Man" y "The dark knight" (las últimas aventuras de Batman) ya registran récords de ventas.


En cuanto a los nuevos medios de distribución de películas, como el vídeo pre-pago, no constituyen, según Brunet, una amenaza inmediata. "Los consumidores aún están muy apegados al soporte físico", aseguró.

Sin embargo, según Toshiba, gran perdedor de la guerra de los formatos de alta definición y, por lo tanto, obligado a dar un giro radical a su estrategia, esta "desmaterialización" es una evolución inevitable.

"Tengo la impresión (de que el Blu-ray) no es más que una etapa", pronosticó el director general de Toshiba en Francia, Francois Séguineau, convencido de que los estuches y los lectores de DVD serán pronto reliquias del pasado.

Fuente: AFP-NA

¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante