Mundo

El candidato petista es un buen constructor de consensos políticos a diferencia de su rival de extrema derecha, que con su estilo explosivo coacciona a sus socios.
El desafío que enfrenta Haddad