Política

Mientras la pandemia alcanza para muchos especialistas el pico de contagios, un grupo de personas se reunieron en la 9 de Julio para reiterar sus consignas contra la cuarentena. También levantaron sus otras banderas contra "el comunismo", contra el Gobierno y "a favor de las libertades". Las concentraciones se replicaron en el barrio de Belgrano y frente a la quinta presidencial de Olivos.
De la agresión al móvil de C5N a las consignas anti-cuarentena: así fue el banderazo
Cualquier escena de discusión violenta entre una pareja (amigos en una cena, extraños en la calle, esa pareja dentro de la familia que en cada reunión nos involucra en sus dinámicas tóxicas) dispara en nosotros varias preguntas: ¿por qué se hacen eso? ¿Por qué continúan juntos? ¿Por qué lo hacen ante todos? Hoy la realidad de la política argentina nos recuerda que desde los griegos la tragedia siempre necesitó una audiencia; y ahí está el pueblo argentino viendo cómo el sistema de la agresión sólo construyó más agresión. Los argentinos ya nos habíamos (mal) acostumbrado a la agresión entre los polos de la grieta, pero para nuestra sorpresa hoy también estamos presenciando escenas de agresión dentro de cada polo (las internas dentro de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos). Esta escena novedosa, dantesca y preocupante, genera preferencias no sólo en los actores (la política), sino también en el público (los argentinos).
Un repaso histórico a partir de julio de 1816, cuando los diputados de las Provincias Unidas del Río de la Plata, reunidos en el Congreso de Tucumán, proclaman la independencia completando de esta forma la gesta libertaria iniciada en 1810.
Señalado por aprietes a jueces y el armado de carpetazos, el paso de «El Enano» Sebastián De Stéfano por la AFI lo puso en el centro del escándalo de espionaje que empieza a salir a la luz. Hombre de Daniel Angelici, cuando se venció su cargo en Inteligencia encontró cobijo por parte de Horacio Rodríguez Larreta en el directorio de SBASE, la empresa del Estado porteño que administra el Subte y que fue convertida en un antro de personajes que buscan reciclarse.
El espía de Macri que Larreta convirtió en director del Subte