Viral

¿Qué esconde Macri detrás del cierre de las escuelas?

El gobierno porteño cerró más de 200 aulas y los docentes pusieron el grito en el cielo. 24CON habló con una profesora que explicó sus fundamentos.

Por Jonathan Raed

Se viven días de mucha tensión entre los docentes de la Ciudad de Buenos Aires y el gobierno porteño. El macrismo dispuso el cierre de más de 200 aulas en escuelas públicas y esto hizo estallar la ira de los trabajadores, quienes se ven perjudicados por esta medida.


En ese sentido, 24CON habló con Silvia Mirenda, profesora de la escuela número 19 del Distrito Escolar (DE) 10 de CABA, en representación de un grupo de docentes que realizarán distintas actividades programadas para esta semana de lucha. El miércoles 14 a las 12:20hs hicieron un abrazo simbólico a la mencionada escuela y el viernes a las 18hs una marcha a la Legislatura.

 

Mirenda asegura que el macrismo intenta “una vez más, beneficiar a la educación privada en detrimento de la escuela pública” y que esto es tan dañino “para los maestros como para los alumnos”. Además, refutó los puntos más importantes expresados por el gobierno porteño y dijo en voz alta una especulación que muchos docentes susurran.

 

El fantasma del negocio inmobiliario

No hace falta ser maestro de matemáticas para hacer una cuenta más que sencilla: si dos cursos pueden caber en un aula, dos escuelas utilizadas a medias pueden caber en un solo edificio.

 

Este cálculo toma mayor cuerpo si se tiene en cuenta que las zonas donde más se sufrirán los cierres de las aulas, coinciden con las zonas en las cuales el metro cuadrado de construcción tiene el precio más elevado.

 

“También pensamos que detrás de esto puede haber un gran negocio inmobiliario. Pronto los edificios van a quedar semivacíos producto del cierre de aulas. Entonces el paso que sigue es el de fusionar las escuelas. Zona de Belgrano, Palermo, Costanera... ¿Tenés idea lo que cuesta el m2 de construcción?”, especuló.

 

Los principales argumentos del macrismo

Esteban Bullrich, ministro de Educación de CABA, aseguró en varias declaraciones a los medios que “se iban a cerrar cursos de escuelas medias para poder construir jardines maternales ya que muchas madres adolescentes no tienen dónde dejar a sus hijos mientras estudian”.


En ese sentido, Mirenda aseguró: “Es muy loable que se fijen en la posibilidad de darles la oportunidad de llevar a sus hijos. Pero, ¿pensaron a dónde, a qué escuelas? Si observan detenidamente hay colegios técnicos a los que se les cierra la especialidad. ¿Quiénes, de los que tienen que trabajar, van a poder estudiar si los cursos nocturnos se cierran? ¿Van a cuidar a bebés en los maternales  nocturnos? No es lugar ni hora para que un bebé esté fuera de su casa”.


Otro de los puntos del argumento oficial es que “los docentes que quieran concurrir a la Zona Sur podrán tomar cargos allí”. Para Mirenda, “la mayoría de los grados que se cierran pertenecen a la zona Norte y centro. ¿Tiene idea el Ministro, el tiempo de viaje que tenemos hacia la zona sur? ¿Por qué, si a lo largo de nuestra vida docente hicimos cursos y carreras para tener un buen puntaje y acceder a una escuela cercana a nuestro domicilio, ahora tendríamos que tener más de una hora de viaje para poder llegar al trabajo? ¿Por qué cambiar a otra Jurisdicción si no es a la que pertenecemos?”, cuestionó.


Bullrich también alegó que “la matrícula escolar aumentó en CABA”, pero la mencionada docente recordó que “en Zona Norte es muy difícil aumentar la matrícula porque hay que luchar con una incalculable cantidad de escuelas privadas subvencionadas por el Estado. Las escuelas parroquiales reciben el 100% de lo que cobran los docentes, otras el 85%. Me pregunto, si yo pongo un kiosquito, ¿El Estado le pagaría a mis empleados? Creo que la respuesta será ¡NO!”, dedujo y agregó: “Algunos podrían decirme que pagan sus impuestos y que tienen derecho a tener una escuela privada subvencionada por el Estado. Entonces yo les pregunto, si no quiero viajar en tren porque no me gusta el tipo de viaje que puedo llegar a tener, ¿El Estado me tiene que pagar el taxi o el remise?”, ironizó.


Contra la Ley
Mirenda recordó que la Ley de Educación Nacional, Nº 26206, dice en su art. 13 que “el Estado Nacional, las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires reconocen, autorizan y supervisan el funcionamiento de instituciones educativas de gestión privada, confesionales o no confesionales, de gestión cooperativa y de gestión social”, citó y subrayó: “Acá no dice “financiar””.


Por otra parte, también mencionó el Título III Educación Privada, que establece en su artículo 65: “La asignación de aportes financieros por parte del Estado destinados a los salarios docentes de los  establecimientos de gestión privada reconocidos y autorizados por las autoridades jurisdiccionales competentes, estará basada en criterios objetivos de justicia social, teniendo en cuenta la función social que cumple en su zona de influencia, el tipo de establecimiento, el proyecto educativo o propuesta experimental y el arancel que se establezca”.


En ese sentido, se preguntó: “¿Me va decir el ministro Bullrich que la gente que vive en los alrededores del DE 10 y manda a sus hijos a escuelas privadas es gente que necesita que su escuela esté subsidiada? ¿Sabe él cuál es la cuota de esos establecimientos?”, preguntó retóricamente.


“Los padres eligen los colegios privados porque los maestros no hacen paros. Es cierto; si lo hicieran, perderían su trabajo. Los docentes de la Gestión Estatal hacemos los paros, nos descuentan el presentismo y los días de huelga aún cuando el paro no hubiera sido declarado ilegal, burlándose del derecho a huelga con que nos ampara la Constitución Nacional. Ellos reciben esos aumentos por los que nosotros luchamos”, diferenció.

 

Contradicciones oficiales en tópicos determinantes

Uno de las promesas más tranquilizadoras del gobierno porteño es una afirmación del ministro Bullrich, quien aseguró que “ningún grado quedará con más de 30 alumnos”.


Pero para los docentes no es tan tranquilizadora: “Habría que pedirle que se asesore o que no desinforme. La escuela 4 Distrito Escolar 4 habrá un 7º con 49 alumnos; la escuela 12 DE 12, un 5º con 40 alumnos; la 22 DE 18 un grado de 28 chicos en un aula de entre 12 y 20m2. La 19 DE 10, un 7º grado de 30 alumnos”, enumeró.


Finalmente, Bullrich también excusó que “no hay docentes para cubrir los grados”. Ante la consulta, Mirenda respondió: “Debería saber el Ministro que era de prever que no hubiera docentes este año ya que los profesorados extendieron la carrera a 4 años, por lo tanto están cursando la última etapa”.


En ese orden, explayó: “Tampoco es interesante la carrera por el sueldo que se recibe, el trabajo que hay que cumplir, la carga horaria dentro y fuera de la escuela, la responsabilidad que implica tener un niño a su cargo”, expuso y ejemplificó: “Ganan más en un Call Center y cuando llegan a su casa pueden disfrutar de su familia sin tener que seguir planificando, corrigiendo, haciendo boletines, etc.”.


Para concluir, la docente resumió: “Los docentes estamos muy preocupados por esta situación. ¡Hay cosas que son innegociables! La escuela Pública y gratuita no es un negocio al que el Jefe de Gobierno quiere manjar como una empresa. Cada grado que se cierra es un chico con menos posibilidades para el futuro, es una nueva marginación, es un nuevo paso hacia el engrosamiento de la brecha de clases.

 

A continuación, el detalle de la cantidad de cursos a cerrarse en las diferentes escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:

 

 

 

Las últimas dos columnas de cada documento indican la cantidad de cursos que tenía cada división y la cantidad que tendrá a partir de ese ciclo lectivo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas:

Me río por no llorar
Por Profesor Bernardo Politti.

 

 

 

Como no puede devolver las aulas, Macri las cierra
Docentes iniciaron la "semana de protesta", ya que ven la medida del gobierno porteño como perjudicial para los alumnos y los propios maestros.

Tapa