REVISTAS

"Que pesadelo": Maradona habría convocado al Chino Garcé por un sueño

Las claves de la definición del DT en la nómina de seleccionados para el Mundial.

A mediados de la última década, Maradona fue el protagonista de una publicidad de Guaraná carioca en la cual el Diez soñaba que era integrante de la selección brasilera y se lo podía ver entonando las estrofas del himno brasilero. Al despertar, el Diego se sorprendió: "Que pesadello", tiró mientras se besaba su camiseta argentina. Pero este sueño, no fue una "pesadello" ¿o si?

 

No es una sorpresa. Diego Maradona se maneja siempre igual, por impulsos, y esta vez no fue diferente. Cuando elaboró la primera lista de 30 futbolistas con posibilidades de ir al Mundial de Sudáfrica 2010, muchos se preguntaron cómo podían estar allí algunos jugadores, como Gabriel Heinze o Ariel Garcé. También fueron muy llamativas las ausencias de Javier Zanetti y Esteban Cambiasso, pero esa es otra historia.

Maradona en aquella nefasta pesadilla.

Lo cierto es que los jugadores que integraron la lista de 30 son los del gusto del entrenador. Al hacer la limpieza final y quedarse con los 23 gladiadores, las miradas cayeron, otra vez, sobre el defensor de Colón de Santa Fe. Va a la copa del mundo y se ganó un lugar el día que jugó ante Haiti, en Cutral-Có. Pero el astro se terminó de convencer el lunes por la mañana.

"Es muy importante para el vestuario. Apoya, tiene voluntad y compañerismo", destacó Alejandro Mancuso, uno de los ayudantes de campo. Maradona valora, además del fútbol, la actitud afuera de la cancha, en lo que es una discutible manera de trabajar. Pero si tenemos en cuenta que el técnico francés, Raymond Domenech, convoca a sus jugadores según sus signos zodiacales, no estamos tan mal.

 

Mientras la página oficial de la AFA daba rienda suelta a los nombres que pelearán por alcanzar la gloria, un integrante de la vida cotidiana del predio de Ezeiza, donde Diego suele pasar varias horas del día, contó a la revista Veintitrés que "Maradona escucha a todos sus colaboradores, pero también habla mucho de fútbol con Dalma y Giannina y una de las chicas habló muy bien del Chino Garcé" (¡chan!) y el técnico lo tomó en cuenta.

 

Lo venía meditando y lo decretó. "Después de los nombres conocidos, Garcé no estuvo en duda. El problema de Diego para la elección circuló en la mitad de la cancha", destacó la fuente.

El domingo, tarde, el Diez se fue a dormir. Se levantó a media mañana del lunes con una sonrisa. Le confesó a su círculo íntimo que había soñado que ganaba el Mundial y que la primera cara que veía para festejar la conquista era la de futbolista del club santafesino. Seguramente alguno se preguntará: "¿No podía haber soñado con Zanetti o D´alessandro?" No. Su subconsciente fue claro y le indicó que tenía que llevar a Garcé. Y así lo hizo.

 

Si bien tenía muy pocas dudas sobre tenerlo entre los 23 finalistas, el lunes ya pensó en los siete que debía dejar afuera. Allí se fueron Jesús Dátolo, Blanco, Coloccini, Mercier, Insaurralde, Sosa y Lavezzi. Ellos están en lista de espera, aunque el golpe ya lo recibieron. "Me duele, pero debo elegir", dijo Maradona antes de dar los nombres de los desafectados.

 

Ahora no hay retorno. La ambición por el título ingresó en la recta final. Los apellidos ya se saben: Messi, Verón, Palermo, Higuaín, Romero, Andújar, Pozzo, Heinze, Demichelis, Otamendi, Mascherano, Bolatti, Tevez, Maxi Rodríguez, Pastore, Clemente Rodríguez, Di María, Agüero, Milito, Garcé, Samuel, Burdisso y Gutiérrez. Hay un sueño en marcha. Maradona comenzó a transitar ese camino. El resultado se sabrá el 11 de julio, cuando caiga el telón del Mundial.

 

Fuente: Veintitres

Más de REVISTAS