Especial Terremoto en Chile

Saqueos: la gente se lleva desde leche hasta plasmas

Toman desde alimentos hasta lavarropas. Intervino la policía. Hoy por la mañana se produjo una nueva réplica del terremoto. No hay ni electricidad ni agua. Decretaron el toque queda desde las 21 horas.

Tensión en las calles de Concepción, la ciudad más cercana al epicentro del devastador terremoto que golpeó contra Chile en la madrugada del sábado. Cientos de personas desesperadas ingresaron a los mercados y saquearon el lugar. "No tenemos agua, ni electricidad. Estamos desesperados", decía una señora en TV Chile. La gente se llevaba todo, desde alimentos hasta lavarropas. Las fuerzas de seguridad intervinieron con camiones hidrantes

"No tenemos casa, ni comida, ni agua. Es para los niños", declaró uno de los hombres que asistió a uno de los saqueos. "Es la necesidad del pueblo", dijo otra persona. "Vinimos porque en la radio dijeron que estaban entregando ayuda", señaló una mujer con su hija en brazos. "Es la pura necesidad, no tenemos nada", agregó otra mujer en llantos.

 

El poder ejecutivo chileno decretó el estado de emergencia en las ciudades donde se registraron saqueos lo que movilizará a 10000 efectivos militares con el fin de restablecer el orden, además se dispuso el toque de queda.

 

La Policía chilena repelió a cientos de personas que saqueban a esta hora las bodegas de un supermercado en la ciudad de Concepción, en el sur del país, según mostraron imágenes de la televisión estatal. Agentes policiales recurrieron a carros lanza-aguas para dispesar a cientos de personas que comenzaron a saquear las bodegas del supermercado Líder, en pleno centro de Concepción, epicentro del terremoto de 8,8 grados que azotó a Chile el sábado.

 

"Tenemos que comer", señaló una mujer a la televisora estatal, mientras se observaba a otras personas corriendo con cajas de leches y otras mercaderías en sus manos, como lavadoras y televisores plasma.



La réplica

Una fuerte réplica del terremoto que ayer sacudió Chile se registró esta mañana en el país trasandino y reavivó el pánico.

El nuevo temblor se registró en la zona centro y sur de Chile e hizo oscilar del domingo por la mañana los edificios en la capital chilena, dijeron testigos de Reuters.
 
En tanto, la directora de la Oficina Nacional de Emergencias, Carmen Fernández, dijo anoche que el número de víctimas subió a más de trescientas .

En tanto, el ministro de interior chileno Edmundo Pérez Yoma dijo que se trata del más poderoso terremoto en golpear el país en medio siglo y que la cifra de víctimas ascendía rápidamente.

En tanto, la presidenta Michelle Bachelet declaró estado de catástrofe en tres regiones centrales del país y pidió a la nación conservar la calma y evitar salir a las calles.

En Talca, un pueblo a unos 105 kilómetros del epicentro, el periodista de AP Roberto Candia dijo que durante el terremoto "todo caía, los armarios y todo".

"Yo dormía con mi hijo Diego de 8 años y solo atiné a tapar su cabeza con una almohada... parecía como una gran turbulencia de avión" , relató.