REVISTAS

¿Qué toma María Susini para amamantar?

Por Caras

Si antes de abril de 2007, alguien le hubiese dado lápiz y papel para sintetizar el sueño de su vida en una postal, María Susini (33) no hubiera sido tan pretenciosa como para superar su presente. Es que en menos de tres años de relación con Facundo Arana (37), la conductora formó una gran familia: Primero, tuvo a India, de 1 año y ocho meses (nació el 10 de mayo de 2008, por parto natural), y menos de un año y medio después, el 19 de octubre de 2009, dio a luz por cesárea a los mellizos Yaco y Moro. Un guión de mamaderas y pañales, de clips fugaces aunque de alto impacto y giros tan inesperados como sorprendentes.

 

En ese universo misterioso y enigmático de ser mujer, Susini debió atender el llanto de sus “cachorros”, como los llama desde su papel de madraza, y como si eso no fuera suficiente, tampoco pudo descuidar la seducción ¿Quién dijo que elegir al hombre más codiciado para coprotagonizar la película de su vida sería fácil? Sin embargo, parece no haber secretos para la modelo de Leandro Rud, quien aprendió a vestir ambos trajes, el de mamá y el de geisha, en una combinación tan dulce como fatal.

Mientras Arana hace teatro en Mar del Plata con la obra “Poder, se puede”, un título que podría interpretarse como una conclusión desde su exigente lugar de padre, Susini viajó a Punta del Este para dejar en claro que ser madre y, al mismo tiempo seductora, son dos caudales que pueden confluir en el mismo lecho.

—¿Cómo hizo para recuperar la figura después de haber tenido mellizos hace apenas tres meses?

—¡Yo me pregunto lo mismo! La genética Susini ayudó. Todavía no tuve mucho tiempo de hacer ejercicios, aunque me someto a tratamientos como mesoterapia y contractores, en el Centro de Estética del Sur, del doctor Daniel Félix, y también entreno con Pablo Benadiva. Voy muy de a poco, porque después de tantos cambios, el cuerpo necesita moldearse. Entonces hago una adaptación: corro, hago complemento, yoga y también rollers. Además, no sólo me gusta verme bien, sino sentirme atlética.

—¿Y de qué manera lo compatibiliza con el cuidado de los mellizos?

—Todavía los estoy alimentando y tengo que estar relativamente descansada. Entonces, tengo que cuidar la alimentación y muchos otros temas Trato de comer sano y equilibrado, aunque no puedo exagerar en el régimen por la lactancia Por ejemplo, tomo levadura de cerveza para tener mejor calidad de leche.

—A nivel cuerpo, ¿qué diferencias notó entre el primero y el segundo embarazo?

—Cuando me enteré de que iban a ser mellizos, ¡me imaginé la película “Liberen a Willy”! (risas) Y la verdad que creo que engordé lo mismo que con India, que fueron 13 kilogramos. Al final, era muy divertida la panza porque era enorme, y gracioso porque de atrás no parecía embarazada. Aunque, al tratarse de mellizos, fue diferente al primero. No podía salir a caminar o hacer gimnasia, siendo que al común de las embarazadas les dicen que pueden hacer su vida normal, pero más tranquila.
Más de REVISTAS