Política

¿Por qué se suicidó la esposa de Sobisch?

Sufría una fuerte depresión. "Con el ex gobernador tenía una relación tormentosa", dijeron a 24CON. Su decisión también se vincula con el crimen de Fuentealba.

El suicidio de Liliana Planas, la esposa del ex gobernador neuquino Jorge Sobisch, desató una serie de dudas sobre su motivación. ¿Qué la llevó a tirarse de un noveno piso? ¿Fue producto de una presunta tormentosa relación que llevaba con el ex mandatario provincial o tuvo una reacción frente al caso Fuentealba?

Lo cierto es que apareció sin vida a las 8:30 de la mañana en la vereda de su departamento ubicado en la calle Brown al 700, de Neuquén capital. El mismo hogar que compartió durante años con Sobisch, mientras su relación era estable. O sea, hasta hace dos meses, cuando la pareja comenzó a “sobrellevar una situación muy complicada y casi revoltosa”, dijeron fuentes periodísticas locales a 24CON.

Planas sufría de una fuerte depresión y “estaba bajo tratamiento médico”. Recibió un llamado minutos antes de la fatal decisión y no dudó: se arrojó al vacío. Dicen que el llamado fue de su hermana, que la habría aconsejado por su frágil estado de ánimo. Pero no bastó para que entrara en razón. “La relación marital con el ex gobernador fue tan violenta que incluso se trenzaron a golpes en varias ocasiones”, revelaron fuentes allegadas al matrimonio.

Pero las hipótesis no terminan ahí. La inevitable conexión de la pareja con el asesinato del maestro Carlos Fuentealba en 2007, quien fue víctima de gatillo fácil en una manifestación del sindicato al que pertenecía, durante el tercer período de gobernación de Sobisch, podría ser la segunda versión sobre qué llevó a Planas a su muerte.

Ayer por la tarde, a dos años y medio del crimen, la madre de José Darío Poblete, el único policía procesado por la represión de aquel fatídico 4 de abril, trajo a las planas nuevamente el hecho. Estuvo encadenada unas horas frente al Tribunal Superior de Justicia local denunciando que el expediente de su hijo fue adulterado. Una mancha más en la sinuosa causa. Con media provincia manifestándose en contra del gobernador en aquel entonces, nunca pudo comprobarse si la orden salió del despacho central.


Las protestas luego del asesinato de Fuentealba.
Dicen que Fuentealba “pesaba mucho” en la consciencia de Planas. “Ella fue docente de escuelas primarias y tenía un fuerte sentimiento hacia la profesión”, y si bien estaba desconectada legalmente del caso, “tenía serias dudas sobre cómo se llegó a la muerte del profesor”, confirmaron altas fuentes a 24CON. No obstante, deslizan que "por el momento esta es la versión menos probable y con poco sustento".

Por su parte, uno de los primeros en llegar esta mañana al departamento de la calle Brown fue Jorge Sobisch. El cuerpo su esposa aún yacía en la entrada del edificio. Más tarde llegaron sus tres hijos (Martín, Gastón y Mariana). Y todos se preguntaron lo mismo ¿Por qué se suicidó Liliana Planas?