Ricky Fort admitió que se implantó talones

¿Qué se puede decir de alguien que hasta pagó una operación para tener la altura que deseaba? Desde que irrumpió en los medios, Ricardo Fort no hace más que dar la nota por sus excentricidades y excesos: sus números, a veces en rojo, hablan por él.

El estrambótico personaje construyó un mundo a su medida en todo sentido, ya que pasó por 27 cirugías , vive viajando entre Estados Unidos, Europa y Punta del Este y hasta tiene dos hijos gracias a un vientre de alquiler y que son cuidados las 24 horas por una niñera, según informó la revista Pronto.

 

Después de deambular un tiempo por los canales de cable con su reality show producido por él (y solventado por los chocolatines “Jack”), Fort consiguió su lugar en la suerte de Meca de los mediáticos que es “El musical de tus sueños”. Pero antes de eso intentó ser cantante en los Estados Unidos, donde su familia contrató a Palito Ortega para que le diera clases. El músico dictaminó: “Cantás bien pero no transmitís”.

“¿Por qué me quieren hacer sufrir?”, es la pregunta que, según la revista, repite a cada rato el heredero de los chocolates. Al parecer, Fort tiene el síndrome de Peter Pan, ya que no quiere saber nada con tener responsabilidades laborales. Lástima que tiene un sinnúmero de juicios en su contra después de que despidiera por Facebook a todos los empleados de su fallida casa de ropa , Fortmen.

Sin embargo, no se puede decir que Fort no sea un tipo emprendedor: además de su casa de ropa intentó sacar adelante un café en Callao y Juncal, que sigue abierto, pero dando pérdidas, según la revista. Distinto fue su breve paso por la empresa familiar, donde no se adaptó, a diferencia de sus hermanos Jorge y Eduardo.

Él nunca se iba a adaptar, porque su filosofía de vida fue siempre muy particular: “¿De qué me sirve terminar el bachillerato para estudiar la civilización egipcia si podía subir a mi avión privado y ver las pirámides cuando quisiera?”, habría planteado cuando era adolescente y decidió dejar sus estudios incompletos.

Fort en números: 27 cirugías, en una de las cuales se implantó “talones” para ser 3 centímetros más alto, dos hijos, tres motos Harley Davison (la cuarta está en la Aduana), 13 tatuajes, 500 mil pesos en gastos mensuales, 11 mil pesos sólo en tragos para sus amigos en Esperanto o Rumi, 70 pares de botas y zapatos (de alrededor de 3 mil dólares cada uno) que renueva cada seis meses… Hasta incurre en excesos a la hora de buscar compañero de vida, ya que aclara en su Facebook que le "interesan hombres y mujeres".

Se podría decir que "Richard" Fort tiene lo que hace falta para vivir una muy "dulce" vida.
¿Quiere recibir notificaciones?
Suscribite a nuestras notificaciones y recibí las noticias al instante