Fútbol

Lothar Matthäus y su desafío más difícil: Racing

Al menos en su carrera como entrenador. Matthaüs ganó todo como jugador y después se convirtió en un DT Trotamundos: desde Austria hasta Israel, para llegar a Racing Club.

Por Jonathan Raed
Matthäus alza la Copa más preciada en el Mundial de Italia.
Superlativo mediocampista devenido en líbero. Dueño de varios records con la camiseta alemana. Varios títulos importantes que incluyen una Copa del Mundo y elegido como Balón de Oro en la cima de su carrera.

Lothar Herbert Matthäus nació en 1961, en la por entonces Alemania Federal. Debutó en la primera de Bayer Monchengladbach en el '79 y luego de cuatro temporadas pasó a vestir la camiseta de Bayern Munich, donde jugó en dos etapas diferentes.

En la primera, del '84 al '88, levantó tres Bundesligas y llevó su mejor fútbol a Italia. Allí jugó para Inter desde el '88 al '92, donde ganó la Serie A y una Copa UEFA. Además, en 1991 fue elegido como el mejor futbolista del mundo.

En 1992 volvió a Alemania y a Bayern Munich. Nuevamente alzó tres Bundesligas y otra Copa UEFA. La Champions League fue su gran deuda pendiente. Finalmente, en ’00 pasó a MetroStar, de la Mayor League Soccer, donde se retiró un año después.

Por otra parte, sólo un año después de su debut, se dio el lujo de ganar su primer título con la selección alemana: la Eurocopa del '80. Diez años más tarde levantó la Copa del Mundo, tras vencer en aquella final a la Argentina de Maradona. En la final de 1986 había sucumbido ante el poderío del Diego.

Siempre capitán, tanto en la UEFA de Bayern, como la de Inter.
Con Alemania jugó cinco mundiales ('82, '86, '90, '94 y '98), que incluyeron record histórico de participación y de partidos jugados (25). Cuatro Eurocopas ('80, '84, '88 y '00). Además, es el alemán con mayor cantidad de convocatorias al seleccionado con 150.

Como DT aún sus logros y los equipos que dirigió no se asemejan en lo más mínimo a aquellos que lo cobijaron como "player", pero pese a esto supo destacarse en algunos clubes y se convirtió en un verdadero Trotamundos de la dirección técnica.

Primero probó suerte en Rapad Viena (Austria) sin demasiado éxito. Después pasó a Partizan de Belgrado (Serbia) donde llegó a un equipo de "capa caída" y terminó por lograr un título de Liga. Con el mismo club se dio el lujo de eliminar a Newcastle de los Grupos de Champions League, pero se encontró con un sorteo que ajustició su suerte: Real Madrid, Porto (campeón de esa edición) y Olympique de Marsella.

 

De un día para el otro dejó a Partizan y pasó a Hungría para intentar clasificarlo al Mundial '06. Pero pese al buen rendimiento de los húngaros, otra vez el poderío del Grupo fue demasiado para los de Matthäus (Suecia, Croacia y Bulgaria).

Si alguno piensa que esta es la primera vez que el astro teutón pisa tierras sudamericanas, se equivoca. Lothar dirigió a Atlético Paranaense (Brasil), pero renunció a los siete partidos por problemas familiares. Después pasó a Red Bull (Austria), donde pese a lograr una Liga fue despedido por el Manager del club, Giovanni Trapattoni (había dirigido a Matthäus en Inter y Bayern Munich).

Lothar encara su desafío más duro: sacar a Racing del descenso
Su última experiencia fue en el Netanya (Israel), club del cual también fue despedido, pero esta vez por problemas económicos de la institución israelí. Ahora, dirigirá a un "grande" por primera vez cuando se siente en el banco del Cilindro de Avellaneda. Difícil que le pese la camiseta, pero sobretodo difícil poder sacar al equipo blanquiceleste de una situación tan complicada.

 

El descenso vuelve a acechar en los pasillos de Racing. La llegada y el buen campeonato realizado de la mano de Ricardo Caruso Lombardi, llenaba de esperanzas a toda su gente. El invierno llegó. Con él se puso en marcha el Apertura 2009. El frío parace haber congelado las piernas de los jugadores porque no rindieron ni la mitad de lo demostrado en el Clausura.

 

Semanas más tarde, Caruso se convirtió, otra vez, en un técnico sin equipo. Juan Barbas se hizo cargo interinamente de la Academia. La dirigencia logró que el nombre del club resonara en todos los medios por la ya confirmada adquisición del DT alemán. ¿Será una movida marketinera o una apuesta fuerte para escaparle al fondo de la tabla?.

 

La verdad es que Lothar Herbert Matthäus le pondrá el pecho a las críticas de la hinchada que no quiere saber nada con volver a la B Nacional como en 1983.    

tapa