Viral

La mujer que le robó el corazón al gobernador

Casado, dos hijos y nada menos que gobernador de Carolina del Sur, no resistió a los encantos de una gauchita. Ella es una productora de televisión.

Sus asesores lo buscaban y no lo encontraban. Su teléfono estaba fuera del área de cobertura. Nadie lo había visto y ni su familia lograba dar con él pero eso no fue inconveniente, el verdadero problema apareció cuando regreso a su estado y confesó “estaba en Argentina con una mujer”.

El gobernador del estado norteamericano de Carolina del Sur, Mark Sanford, luego de desaparecer durante casi una semana y del reclamo de sus asesores y familiares, y después también de algunas mentiras de sus colaboradores, reapareció para confesar que se había escapado con una mujer argentina.

Ante la sorpresa de su esposa, quien creía que estaba descansando en los montes Apalaches, Sanford explicó al llegar en un vuelo directo desde Buenos Aires que desde años mantenía una relación oculta con una mujer argentina. La dama en cuestión se llama María Belén Chapur una es productora de televisión, de 43 años. Además, 24CON pudo saber que es hija de un productor agropecuario.


Más sorpresa aun cuando por un noticiero televisivo de su estado contó toda la historia mientras ponía a disposición su renuncia como jefe del comité Republicano. Según el Gobernador el vínculo con la argentina comenzó hace ocho años pero de manera inocente, en un primer momento fue solo por e-mail y muy superficial, pero con el tiempo se transformó en amistad, y en los últimos meses en algo más.

Según explicó Sanford en vivo, que por la gran distancia que los separa sólo se vieron tres veces pero que al ver que esa relación podía herir a su familia y a la gente de Carolina del Sur optó por viajar por última vez para poner las cosas en claro y terminar con la argentina.

Uno de sus asesores, mientras el gobernador estaba desaparecido, había adelantado que el mandatario no estaba en los Apalaches, sino que a último momento se había decidido por un destino más exótico y por eso había viajado a Buenos Aires. Sin embargo según confesó Stanford, no era solo la belleza del país lo que lo había convencido de viajar.

 

Más de Viral