Conurbano

Salía de una fiesta en una canchita de fútbol, dispararon desde un auto y lo mataron

Ocurrió en Villa Fiorito, en Lomas de Zamora. Daniel Blanco tenía 31 años y recibió un disparo en la cabeza. Las cámaras de seguridad, clave

Habían pasado las 7 del domingo y la fiesta en la canchita de fútbol de Villa Fiorito, en el partido de Lomas de Zamora, se había terminado. Varios de los jóvenes que habían asistido estaban sobre el Pasaje Laguna, algunos en la calle, otros en la vereda, como Daniel Osvaldo Blanco (31), al que lo acompañaban un par de amigos. De pronto, dos autos pasaron por el lugar y, al llegar a la esquina, desde uno de los coches dispararon hacia la multitud. Lo mataron de un tiro en la cabeza.

Minutos después del ataque, que quedó filmado en las cámaras de seguridad de esa cuadra de Pasaje Laguna y General Hornos, muy cerca del límite entre Lomas de Zamora y Lanús; policías del Comando de Patrullas que pasaban por el lugar vieron que un grupo de 20 a 30 jóvenes les hacían señas.

Según las fuentes consultadas por Infobae, los chicos les pedían a los policías que se acerquen y les marcaban la vereda. Ahí, tendido sobre las baldosas estaba Daniel, que presentaba un sangrado en la cabeza.

En pocos segundos, dos hombres cargaron al herido en la caja del patrullero y lo llevaron hasta la Unidad de Pronta Atención de Osorio y Pasaje Aguirre, en la localidad de Villa Diamante, y que queda a unas 20 cuadras de donde lo habían baleado.

Daniel estaba desempleado y vivía en Lanús. Los amigos que lo acompañaron hasta la UPA contaron que habían estado en una fiesta que se hizo en una canchita de fútbol que está sobre Pasaje Laguna 45, a metros de General Hornos, y que cuando terminó el festejo y se estaban yendo, pasó por el lugar "un Chevrolet Corsa en el que iban cuatro sospechosos y que comenzaron a disparar hacia la gente".

En las imágenes, justamente, se ve que pasar dos autos, uno detrás del otro: uno es verde y el otro es gris. De último, hay quienes dicen que uno de los agresores ya asomaba con el arma por la ventanilla antes de llegar a la esquina.

Lo cierto es que, en base a las imágenes, los dos choques doblan en simultáneo. Fue cuando llegaron a la esquina que se efectuaron los disparos; y, curiosamente, Daniel iba hacia ese lugar cuando fue alcanzado por una de las balas.

"Uno de los chicos que acompañó a la víctima al UPA y al hospital dijo que desconocía a los atacantes y los motivos de tal agresión", explicaron las fuentes consultadas.

A Daniel lo llevaron de urgencia al Hospital Evita de Lanús, con pronóstico reservado pero no resistió: murió a las 9, dos horas después de haber sido baleado.

La causa por el crimen de Daniel es investigada por la UFI N°7 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal César Lucero.

Las cámaras de seguridad se han convertido en clave para los investigadores. Por caso, el domingo pero en La Plata, desde el Centro de Monitoreo Municipal descubrieron a un sospechoso que alarmó a los vecinos y resultó ser un prófugo de la Justicia. 

En las imágenes se lo ve desesperado, en el medio de la calle, gritando "Satanás" y trepándose, primero, a una Renault Traffic y, luego, colgándose del capot de un Citroën Meriva, sobre el que viajó por siete cuadras.

La policía detuvo al sospechoso aunque debió intervenir el SAME y logró dormirlo porque estaba fuera de sí bajo los efectos de estupefacientes. Así, fue trasladado al Hospital San Martín y puesto a disposición de la Justicia nuevamente.Fue detenido.

De 19 años, el sospechoso tenía pedido captura desde 2020, acusado de reiterados robos en la zona de Tolosa y Ringuelet.

Más de Conurbano