Sociedad

Un prefecto fue baleado por un motochorro cuando esperaba el colectivo

Un efectivo de Prefectura Naval (PNA) fue baleado este martes en la localidad bonaerense de San Vicente cuando esperaba el colectivo para ir a su trabajo. Un motochorro le quiso robar y, en medio de esa situación, le disparó en el abdomen. Ahora, se encuentra internado tras ser operado de urgencia: el balazo le afectó dos órganos vitales.

Todo comenzó unos minutos antes de las 5. Marcelo Alejandro Barboza, de 35 años, se encontraba en una parada ubicada en la esquina de Ángel J. Bassi y Presidente Perón, a unas siete cuadras de su casa, en la zona Sur del Conurbano Bonaerense. El prefecto se dirigía a prestar servicio y estaba vestido de civil. Llevaba su arma reglamentaria en el interior de la mochila.

En esa circunstancia, Barboza fue abordado por el delincuente armado. De acuerdo al parte policial, el prefecto, que se desempeña como cabo primero en la Agrupación Costa en la Ciudad de Buenos Aires, se identificó como agente de la Fuerza y se resistió el asalto, ante lo cual el ladrón disparó.

Poco después, al lugar llegaron policías de la Comisaría 1ª de San Vicente, tras un llamado al 911 por parte de la pareja de la víctima. En la escena del ataque motochorro, los peritos levantaron varias vainas servidas. Según aseguró la mujer, Barboza no alcanzó a utilizar su arma para repeler la agresión del delincuente.

El prefecto fue trasladado al Hospital rural municipal Ramón Carrillo de San Vicente de urgencia. Tenía una herida de bala con orificio de entrada y de salida, que le afectó el estómago y el páncreas. Allí, fue intervenido quirúrgicamente y luego lo derivaron al Hospital Churruca de la Policía Federal, en el barrio porteño de Parque Patricios. Hacia esta tarde se encontraba estable y evolucionando de manera favorable.

Por su parte, el motochorro se dio a la fuga tras el ataque y permanece prófugo. En el caso interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de San Vicente.

Entre los tantos casos de inseguridad en el Conurbano, un hecho con características similares ocurrió el mes pasado en Merlo, donde un oficial de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que fue abordado por ladrones, se resistió al robo de su mochila y baleó a dos de los tres delincuentes que lo atacaron. 

El oficial, de 26 años, se encontraba en una parada de colectivos en la esquina de Julián Castro y French. Aguardaba allí la llegada del micro para dirigirse a prestar servicio. Estaba vestido con pantalón de uniforme, y remera y zapatillas de civil.

En un instante fue sorprendido por tres delincuentes armados que intentaron robarle su mochila. Él se resistió y comenzó a forcejear con los asaltantes, hasta que uno de ellos accionó un arma de fuego de la cual no salió el disparo.

La respuesta del agente de la fuerza porteña fue inmediata: extrajo su arma reglamentaria -Pietro Beretta de 9 milímetros- y comenzó a dispararle a los delincuentes. El policía logró balear a dos de ellos que, pese a las heridas, pudieron escapar.

Una de las cámaras de seguridad de la zona captó el momento del ataque. El agente se encontraba solo en la parada del colectivo y dos hombres lo rodearon para atacarlo; uno le apuntó a la cabeza. En escena apareció un tercero que se sumó al intento de "robo piraña". Comenzó así un forcejeo que duró unos segundos hasta que el policía se defendió a los tiros y los delincuentes escaparon.

Más de Sociedad
La inseguridad y la continuidad de la pandemia son los temores más presentes de cara a 2022, según una investigación del Observatorio de Psicología Social Aplicada de la UBA. El 44% de las personas consultadas se siente "esperanzado" con respecto al año que viene, aunque uno de cada cuatro está resignado o desganado. Esas mismas personas apostaron por la palabra "mejorar" y "tranquilidad" cuando se les preguntó qué esperan para los próximos meses.

"Incertidumbre" volvió a ser la palabra del año en Argentina