Mundo

Investigadores encontraron al hombre que asesinó a Madeleine McCann

Pasaron casi 15 años para que se pudiera saber la verdad sobre la desaparición de Madeleine McCann, la nena británica que desapareció el 3 de 2007, en un complejo de Portugal, cuando tenía tres años. Después de tanta espera, sus padres, Kate y Gerry McCann, al fin pueden saber qué le pasó a su hija y quién es el culpable.

Aquella noche, mientras sus padres cenaban con unos amigos en un restaurante del complejo hotelero, Maddie dormía en una de las habitaciones con sus dos hermanos. En declaraciones a la Policía, Kate y Gerry contaron que se turnaban para vigilar que sus hijos estuvieran bien. En una de esas visitas, cuando fueron a la habitación, notaron que Madeleine no estaba.

En junio, los investigadores le había confirmado a los padres de la nena que sabían quién era el culpable de la desaparición. Ahora afirmaron que saben que Maddie fue asesinada por una alemán que vivió en la ciudad de Algarve, entre 1995 y 2007, y que se marchó justo después del hecho.

El acusado se llama Christian Brueckner, fue detenido hace unos años por otros delitos y están 100% seguros de que fue el asesino de la niña. "Estamos seguros de que tenemos al hombre que la secuestró y la mató", aseguró el fiscal alemán Christian Wolters.

En ese sentido, los fiscales alemanes ya tienen la evidencia para acusar a Brueckner, quien actualmente está una cárcel alemana cumpliendo una pena por violación, y esperan completar la investigación para principios de 2022.

Según declaraciones del fiscal Wolters a The Mirror, Brueckner secuestró y asesinó a Maddie. "Pero no se trata solo de acusarlo, queremos acusarlo con la mejor calidad de evidencias posible", explicó al diario. Y agregó: "Cuando todavía tenemos preguntas, sería una tontería cargar en lugar de esperar las respuestas que podrían fortalecer nuestra posición"."Por eso dijimos que investigaremos siempre que haya pistas o información que podamos buscar. No digo que lo que tenemos ahora sea insuficiente. Pero está en prisión, así que no tenemos esta presión sobre nosotros. Tenemos tiempo en nuestras manos ", finalizó el fiscal, sobre los datos que fueron juntando y que esperan sumar en los próximos meses.

En este momento, Brueckner cumple una condena por la violación de una norteamericana de más de 70 años. Además, es investigado por la violación de una irlandesa, que sucedió en Algarve en 2004 y por exhibición ante menores de edad. Sobre el caso de MCCann en particular, una de las evidencias más fuertes es la confesión que le hizo a un amigo.

Por otra parte, los fiscales realizaron un análisis telefónico que muestra que estaba en el Ocean Club en el que se encontraba la niña cuando desapareció, y que, tras la desaparición de la pequeña, él huyó del lugar, incluso dejando sus pertenencias.

Brueckner ya tiene varias causas en su contra. En 2018, el alemán de 43 años había sido extraditado de Italia a Alemania por tráfico de drogas. Por ese delito cumple una condena de 21 meses en la cárcel de Kiel. A eso se le suma la condena por violación. 

El año pasado, los fiscales le enviaron una carta a los padres de Madeleine, Kate y Gerry, donde le confirmaron con diversas pruebas que pequeña estaba muerta y que sabían quién era el asesino.

En esa investigación, habían confirmado que Brueckner vivía en una casa rodante cerca de Praia da Luz, en Portugal, cuando Madeleine desapareció en 2007. La policía supo por primera vez que era sospechoso en 2017, pero no lo nombró públicamente hasta junio de este año.

Por su parte, Brueckner, niega ser el asesino de Maddie. En mayo, y desde la cárcel donde cumple con su pena por violación de siete años, escribió un comunicado donde negó que él haya violado y asesinado a la chiquita.

El texto, con fecha del 8 de mayo, fue publicado por el periódico alemán Bild. En la carte, Brueckner aseguró que no tuvo nada que ver con la desaparición de Madeleine, Además, pidió que los fiscales que investigan el caso abandonen el cargo.

"Acusar a un sospechoso es una cosa, pero es algo completamente diferente cuando un fiscal inicia una campaña de prejuzgamiento público antes de iniciar el proceso principal", escribió Brueckner. _Y afirmó que el caso como "un escándalo increíble".

Por otra parte, afirmó: "La libertad de prensa no está pensada para que la gente diga o escriba lo que le gusta oír a la mayoría". También denuncó a los fiscales: "Ambos demuestran, a través de convicciones arbitrarias del pasado y a través de escandalosas campañas de prejuicio contra una persona inocente, que no son aptos para el cargo de 'defensores honestos del pueblo alemán'".

En la carta, el sospechoso adjuntó un dibujo que representa a los fiscales Hans Christian Wolters y Ute Lindemann, pidiendo un "filet forense" en un restaurante, remarcando que no tienen pruebas reales para acusarlo.

Más de Mundo
Sus dirigentes dicen sentirse desplazados luego del reciente cambio de ministros y acusan al presidente de "derechizarse". Sin embargo los nombramientos no condicen necesariamente con esa definición. La nueva primera ministra tiene una larga trayectoria en la izquierda y en la defensa de los derechos humanos y de las mujeres.
Crisis en Perú: Pedro Castillo se queda sin aliados