Política

El peronismo sólo ganó en el sur del Conurbano

Los porcentajes en las secciones son similares a los de 2017. El Frente de Todos seguirá en desventaja y el Gobernador deberá negociar.

El Frente de Todos cae en todas las secciones electorales de la provincia menos en la Tercera, el sur del Conurbano, bastión histórico del peronismo en el territorio bonaerense.

La derrota en la Primera Sección (norte del Conurbano) y en los distritos del interior impacta de lleno en la estrategia del oficialismo de recuperar el control de la compleja Legislatura bonaerense.

La mira estaba puesta en recuperar el Senado, donde el Frente de Todos estuvo en desventaja durante los primeros dos años de gobierno. Allí, Cambiemos controla 26 de las 46 bancas del recinto.

La idea era recuperar tres bancas para lograr al menos una paridad y desde allí apelar a algunas fugas en el bloque de Cambiemos. La llegada al Senado de la ministra de Gobierno del gobierno bonaerense, Teresa García, cumplía ese rol.

En el peronismo apuntaban a tres secciones de las cuatro que eligen senadores. La Primera, la Cuarta (noroeste de la provincia) y la Séptima (centro bonaerense). La idea era recuperar una banca en cada uno de esos territorios. La Quinta siempre la dieron por perdida.

Sin embargo, todo el interior volvió a pintarse de amarillo con porcentajes que casi llegan a igualar la elección de 2017, aquella elección arrolladora de Cambiemos.

Un repaso de los resultados provisorios del interior muestra una diferencia de ocho puntos en la Segunda Sección (norte de la provincia). En la Cuarta la diferencia es de siete puntos. En la Quinta la diferencia entre Cambiemos y el Frente de Todos es abismal y llega a 21 puntos (50 a 29).

La diferencia entre una fuerza y otra también es notoria en la Sexta. Cambiemos llegó al 52% y el peronismo al 28%. El sudoeste de la provincia es un territorio hostil para el peronismo.

La Séptima era una sección clave, sin embargo quedó arrastrada por la derrota global. El peronismo tenía que superar el 33,3% para llegar al piso y sumar una banca en el Senado. Sin embargo, en los cómputos provisorios el Frente de Todos se clavó en 30 puntos, un porcentaje insuficiente.

Desde el Frente de Todos en esa sección aseguran que el resultado no es malo si se tiene en cuenta que es un territorio históricamente refractario al peronismo.

En la Tercera, el peronismo mantiene inalterable su supremacía. Según los resultados provisorios se imponía sobre Cambiemos por 10 puntos (42% a 32%).

En medio de la derrota, cuando los primeros cómputos empezaban a asomar y asombraban a oficialistas y opositores, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, comunicaba un buen resultado en su distrito, el más poblado de la provincia. La diferencia al momento es de 18 puntos (45 a 27).

Más de Política