Mundo

Los tesoros arqueológicos que se recuperaron tras los atentados del 11 de septiembre de 2001

Casi un millón de objetos que abarcan cuatro siglos de historia de Nueva York estaban almacenados en el World Trade Center.

En el año 1992, la arqueóloga urbana Sherrill Wilson estaba buscando espacio para un laboratorio y un centro de investigación en el World Trade Center y un gerente de oficinas le sugirió el piso 67 de la Torre Norte. Wilson se estremeció y recordó un hecho inquietante de unos años antes, cuando había visto a gente saltar desde una ventana para escapar de un incendio. También sabía que un grupo de Boy Scouts se había quedado atrapado recientemente en un ascensor del WTC durante unas horas. Como jefa de información pública del proyecto New York African Burial Ground, un cementerio recientemente descubierto de miles de africanos liberados y esclavizados, Wilson solía recibir a los niños en edad escolar en su oficina para aprender sobre la evolución de la ciudad de Nueva York.

Los equipos de limpieza trabajan entre los escombros de la Zona Cero en noviembre de 2001. Cuando las torres del World Trade Center se derrumbaron, no estaba claro qué había sucedido con casi un millón de objetos que estaban almacenados en el sótano de un edificio cercano.

FOTOGRAFÍA DE SCOTT KEMPER

Por estas y otras razones, se negó incluso a visitar el piso 67. "Dije: Soy madre soltera, tengo tres hijos y esperan que vuelva a casa al final del día". En cambio, el proyecto African Burial Ground ocupó la planta baja y el sótano del Six World Trade, un edificio de ocho pisos, al lado, que albergaba varias oficinas federales. Un año después, en 1993, Wilson sintió que el piso de su laboratorio temblaba por un intento de atentado con una bomba en el World Trade Center. Ocho años después de eso, la fachada de la Torre Norte cayó sobre el Six World Trade y destruyó miles de objetos históricos.

Casi 3.000 personas murieron la mañana del 11 de septiembre del 2001, cuando dos aviones chocaron contra las Torres Gemelas en el bajo Manhattan. En las semanas y meses posteriores, los historiadores tratarían de hacer un balance de los cientos de miles de objetos históricos perdidos entre los escombros. Estas reliquias contaban la historia del origen de Nueva York, la de los hombres y mujeres esclavizados, y la de los trabajadores inmigrantes que convirtieron la ciudad en una potencia mundial.

Una desgarradora historia desenterrada


A principios del siglo XIX, una intersección conocida como Five Points se hizo famosa por el crimen, la prostitución y la pobreza. Esta descripción de 1827 del barrio pobre de McSpedon & Baker se publicó en Valentine's Manual, un directorio de la ciudad de Nueva York. FOTOGRAFÍA DE THE MUSEUM OF THE CITY OF NEW YORK

Por sus años como profesora y guía turística, Wilson sabía que la mayoría de la gente creía que la presencia negra en Nueva York comenzó con una migración posterior a la Guerra Civil. El descubrimiento del African Burial Ground (Cementerio africano) en 1991, durante la construcción de un edificio de oficinas federales cerca del ayuntamiento, demostró lo contrario. Junto con la evidencia de una gran comunidad africana primitiva, se reveló una imagen brutal de la esclavitud en la que se necesitaban trabajadores jóvenes y prescindibles para construir una ciudad industrial.

A principios del siglo XVII, los colonos holandeses cedieron un terreno pantanoso de dos hectáreas en el extremo sur de la isla de Manhattan para darles la libertad a los africanos de enterrar a sus muertos, a menudo al amparo de la noche, ya que la ley no permitía que más de cuatro esclavos se reunieran juntos. Durante 150 años, unos 15.000 africanos libres y esclavizados fueron enterrados en un área un poco más grande que lo que ocupa una manzana promedio. Actualmente, se encuentra debajo del distrito financiero de Manhattan.

Izquierda: Esta foto, tomada para la Junta de Salud en 1872, se describe como la representación de las "Dens of Death" ("Guaridas de la muerte"), en Mulberry Bend en Five Points.

Derecha: Otra fotografía de 1872 para la Junta de Salud muestra una casa en Baxter Street en Five Points, que en ese momento era uno de los vecindarios más congestionados del mundo.

FOTOGRAFÍA DE THE MUSEUM OF THE CITY OF NEW YORK

Los huesos del cementerio contaron una historia desgarradora sobre las condiciones de los hombres y mujeres esclavizados. Los investigadores descubrieron que en solo una generación, las tradiciones africanas distintivas, como el limado de dientes y las joyas ornamentadas, habían desaparecido casi por completo. Los huesos mostraban evidencia física de un trabajo arduo y peligroso, incluidas fracturas de cráneo por cargas pesadas arrojadas sobre los trabajadores portuarios esclavizados. La esperanza de vida media fue entre 24 y 26 años.

En el transcurso del estudio de una década, los descubrimientos del cementerio africano se procesaron en el laboratorio de Wilson en el sótano de Six World Trade. Después de la documentación y el análisis, los objetos, las muestras de suelo y los fragmentos de ataúd fueron empaquetados y almacenados en el sótano del edificio. Los restos humanos se enviaron a la Universidad de Howard en Washington D.C. para su posterior análisis.

Un "Nido de víboras" redimido


En el año 1991, el mismo año en que el cementerio africano emergió de un sitio de construcción, se estaba haciendo otro descubrimiento arqueológico en un sitio cercano donde se había planeado un juzgado federal. Debajo de un estacionamiento, los investigadores encontraron los restos de Five Points, uno de los vecindarios más densamente poblados del mundo y el barrio más pobre de Manhattan del siglo XIX.

Una pipa de arcilla de 474 Pearl Street. FOTOGRAFÍA DE MUSEUM OF THE CITY OF NEW YORK

En la imaginación popular, Five Points fue infame mucho antes de la película del 2002 de Martin Scorsese, Pandillas de Nueva York (Gangs of New York). Los periódicos de mediados del siglo XIX lo llamaron un "nido de víboras". Visitantes como Charles Dickens describieron el vecindario de inmigrantes alemanes e irlandeses como la cuna del crimen, de la violencia y de la prostitución. Para los neoyorquinos adinerados, el barrio era una advertencia sobre el urbanismo y la justificación de su desdén por los inmigrantes y la clase trabajadora.

Los ricos a menudo llenan el registro histórico con sus propios objetos y perspectivas, mientras que los legados de las clases trabajadoras rara vez se conservan. Pero el sitio de Five Points, que incluía los restos de 14 propiedades diversas­, desde la casa de un rabino hasta un burdel, produjo más de­ 850.000 reliquias de la clase trabajadora. Para los arqueólogos, la asombrosa colección de artículos cotidianos, como botellas de refrescos, juegos de té, dedales y tinteros, fue un descubrimiento casi milagroso en una ciudad en constante demolición y reconstrucción.

Los objetos de Five Points se unieron al proyecto del Cementerio Africano (African Burial Ground) en el laboratorio del sótano de Six World Trade, donde la ciudad proporcionó espacio y fondos para el análisis. En un gimnasio abierto dividido en cubículos y mesas largas, el estereotipo espeluznante de Five Points se hizo realidad. Los objetos que los arqueólogos catalogaron pintaban una imagen de la vida muy diferente a la que se presentaba en los tabloides del siglo XIX. De los cientos y miles de objetos recuperados de los barrios marginales (trozos de tela de negocios caseros, peinetas ornamentales, tazas de té con mensajes instando a los niños pequeños a ser buenos) surgió una imagen de familias recién llegadas que intentaban salir de la pobreza.

La cabeza de una pipa de arcilla excavada en Five Points representa una figura de la mitología clásica, posiblemente un dios griego o romano. FOTOGRAFÍA DE SCOTT KEMPER

"¿Qué significa que estas personas, que se suponía que eran criminales rudos, ponían en sus mesas juegos de platos y les suministraban juguetes a los niños como la clase media?" pregunta la arqueóloga histórica Rebecca Yamin, quien dirigió el proyecto Five Points. "Las personas que vivían en Five Points habían sido malinterpretadas por los observadores de la clase media y explotadas por la emoción que representaban".

Después de cinco años de limpieza, análisis y documentación, los arqueólogos almacenaron cientos de miles de objetos de Five Points en el sótano de Six World Trade para esperar una futura exhibición permanente en el Seaport Museum en el paseo marítimo de Manhattan.

La historia desaparecida


En la mañana del 11 de septiembre de 2001, Sherrill Wilson estaba en un tren hacia la ciudad cuando el conductor anunció que dos aviones habían chocado contra el World Trade Center. En cuestión de horas, miles de neoyorquinos habían muerto y se habían perdido piezas incalculables de la historia, incluidos los archivos de Helen Keller, los registros de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey y las obras de arte de Picasso y Rodin que adornaban las paredes de los edificios de las compañías financieras más poderosas de la ciudad.

Izquierda: Los hombres se paran frente al albergue. Los habitantes de Five Points eran en gran parte irlandeses y alemanes, a mediados del siglo XIX. Los visitantes y los medios de comunicación utilizaron la reputación del vecindario como una advertencia contra el aumento de la inmigración.

Derecha: Los niños de la escuela se sientan en sus escritorios en un aula abarrotada en Five Points Mission. El descubrimiento de juguetes de niños y de la porcelana fina durante la excavación de Five Points indicó a los arqueólogos que no todas las familias del vecindario eran indigentes.

FOTOGRAFÍA DE THE MUSEUM OF THE CITY OF NEW YORK

Wilson regresó a casa y se enteró que, cuando cayó la Torre Norte, los escombros entraron en el Six World Trade y dejaron un cráter humeante en el edificio de ocho pisos. Mientras veía arder su oficina en la CNN, se tranquilizó al saber que los restos humanos del cementerio africano estaban a salvo en la Universidad de Howard en D.C., pero el destino de todo lo que quedó almacenado en Six World Trade - los objetos del cementerio y la biblioteca de investigación que los acompaña, así como la colección de objetos de Five Points-, se desconocía.

Un mes después, a principios de noviembre, los trabajadores de la ciudad llegaron a los restos de Six World Trade para rescatar lo que pudieran. Entre los elementos extraídos de los restos se encontraba la colección casi completa de objetos del cementerio africano, almacenada en unas cien cajas. Se recuperaron 200 cajas adicionales de la colección Five Points, pero solo contenían registros en papel de cada objeto. Los propios objetos fueron destruidos.

A Rebecca Yamin no le sorprendió ni le disgustó que 850.000 fragmentos de la vida en un "suburbio" que ella y otros habían desenterrado con tanto cuidado se hubieran ido para siempre, teniendo en cuenta el coste humano.

"Tenemos que recordar que el 11 de septiembre realmente eclipsó un récord de esa parte de la ciudad", señala. "El registro de la pérdida del pasado es siempre una tragedia. No es lo mismo que la tragedia de vidas humanas. Pero es una pérdida de comprensión de nosotros mismos y de dónde venimos".

"No pensarías que en una ciudad como Nueva York habría algo enterrado sin ser molestado", agrega el arqueólogo. "Las cosas pueden permanecer preservadas en el suelo durante mucho tiempo y luego, en un momento, puede explotar".

En 1991, cientos de tumbas de africanos libres y esclavizados fueron desenterrados durante la construcción de un edificio de oficinas en el distrito financiero de Nueva York. Hoy en día, un monumento marca el lugar donde se enterraron los restos de 419 hombres, mujeres y niños. FOTOGRAFÍA DE LIBRARY OF CONGRESS

Un lugar de descanso final


En el bajo Manhattan, un monumento de granito se encuentra a la sombra de imponentes rascacielos. A un lado, siete túmulos se elevan desde un campo. Debajo de ellos están los restos óseos humanos del cementerio africano.

Los huesos se volvieron a enterrar en su sitio de descanso original en Manhattan en el 2003, luego de su análisis en la Universidad de Howard. El contenido de las aproximadamente 100 cajas recuperadas del Six World Trade después de los ataques (muestras de suelo, piezas de ataúdes y otros objetos) también finalmente se llevaron al Laboratorio de Investigación W.Montague Cobb de la Universidad de Howard, donde todavía se están estudiando hoy, 30 años después de su descubrimiento y 20 años después de que resistieron la destrucción del World Trade Center.

Carter Clinton, un explorador de National Geographic, está examinando las muestras de suelo del cementerio para reconstruir las bacterias intestinales, o el microbioma humano, de las personas que fueron enterradas hace unos 400 años.

Incluso más que los restos esqueléticos­ -que puede revelar la edad, el género y las enfermedades físicas como los huesos rotos- el microbioma humano puede revelar una imagen matizada de quién fue enterrado allí, incluida su dieta (principalmente vegetales), el medio ambiente (desechos tóxicos de las fábricas de cerámica cercanas) y la salud (gastroenteritis, salmonella y enfermedades respiratorias).

"Una vez que agotemos estos restos y muestras, eso es todo lo que tenemos", dice Clinton. "Es nuestra última esperanza de averiguar qué estaba pasando en Nueva York con estas personas en este momento. No tenemos nombres para estas personas, pero aún podemos darles alguna forma de identidad".

Clinton, que es afroamericana y creció en la ciudad de Nueva York, siente el deber de extraer esa información de las pruebas restantes. "Ojalá el conocimiento sobre el cementerio africano fuera tan vasto como el 11 de septiembre", señala. "La razón por la que el 11 de septiembre es tan importante es por las personas que construyeron esta ciudad. Cuando pienso en el World Trade Center y en la Bolsa de Valores de Nueva York, pienso en cómo empezaron".

La esclavitud en Nueva York terminó en 1827, pero antes de eso, los africanos esclavizados expandieron un pequeño camino utilizado por los nativos americanos hasta Broadway y construyeron los muros junto a lo que se convirtió en Wall Street. En ese momento, se estimó que el valor de su trabajo valía más que todos los ferrocarriles y fábricas del país juntos. Su presunto valor era sobre lo que las instituciones financieras estadounidenses construyeron la Bolsa de Valores.

"Fueron los africanos quienes hicieron de la ciudad de Nueva York la ciudad de Nueva York", afirma Fatimah Jackson, quien dirige el Laboratorio Cobb. "Si hubiéramos perdido este material, se habría magnificado la tragedia del 11 de septiembre".

Jackson señala que a pesar del análisis genético, nunca se ha identificado una sola comunidad descendiente de los restos de los 419 hombres, mujeres y niños recuperados del cementerio africano. "Parecía que los individuos en el cementerio, debido a su temprana edad y extensión, estaban relacionados con casi todo el legado de los afroamericanos", dice ella. "Si el 11 de septiembre hubiera destruido eso, 40 millones de personas habrían sentido otra pérdida irrecuperable".

Los restos humeantes del World Trade Center como se vieron el 25 de septiembre de 2001. El ataque mató a miles de neoyorquinos y destruyó cientos de miles de objetos de valor cultural e histórico, incluida la colección arqueológica completa de Five Points.

FOTOGRAFÍA DE ERIC FEFERBERG, AFP/GETTY IMAGES

Los "supervivientes triples" de Nueva York


No fue hasta unos meses después del 11 de septiembre que Rebecca Yamin se dio cuenta de que no todos los objetos de Five Points se perdieron en ese terrible día. Por un golpe de suerte, la arquidiócesis de Nueva York había pedido en el 2000 tomar prestadas algunas piezas para una exhibición sobre la historia temprana de Irlanda en Nueva York. El laboratorio de Yamin les prestó 18 de sus objetos más preciados: canicas para niños, pipas de tabaco con diseños finamente tallados y el más preciado de todos: una delicada taza de té pintada con la imagen del padre Matthew, un sacerdote irlandés que predicaba la templanza. En un momento en que los residentes de Five Points eran considerados borrachos y criminales, alguien había exhibido cuidadosamente esta taza en su casa.

La arquidiócesis devolvió los 18 objetos en agosto de 2001 y Yamin hizo la llamada fortuita de enviarlos directamente al Seaport Museum en lugar de devolverlos a Six World Trade. Hoy, residen en el Museo de la Ciudad de Nueva York, a 100 cuadras de su hogar original. En la exhibición permanente del museo se exhibe una selección sobre la diversidad de la ciudad de Nueva York en un momento en que la migración alemana, irlandesa y judía cambió la estructura de la ciudad. La preciada taza de té con la imagen del padre Matthew ocupa un lugar destacado en una vitrina a lo largo de la pared del museo.

La conservadora Sarah Henry llama a los objetos de Five Points "supervivientes triples". Sobrevivieron a los barrios marginales, resistieron a ser descartados y enterrados, y escaparon por poco de la destrucción el 11 de septiembre.

Henry estaba en una reunión de la junta del museo en Tweed Courthouse, al noreste del World Trade Center, la mañana del 11 de septiembre. Un sonido atronador reverberó a través del edificio cuando el primer avión se estrelló contra la Torre Norte.

"Creo que todos los historiadores tienen ese sentimiento desgarrador, especialmente después de todos esos años de trabajo y excavación y de sacar a la luz conocimientos que habían estado ocultos, solo para que desaparezcan una década después", dice Henry. "No quiero hacer ningún tipo de equivalencia, pero me sentí muy conmovido. Fue otro golpe".

Unas semanas más tarde, los curadores del museo de la ciudad se reunieron para discutir su papel como instituciones: ¿Qué recolectan después de tal desastre y cuándo? Pronto se vieron inundados de objetos: carteles de personas desaparecidas, cartas, velas conmemorativas. Se dieron cuenta de que los neoyorquinos estaban desesperados por documentar y preservar sus experiencias. Henry aconsejó a un grupo designado por la Autoridad Portuaria sobre qué objetos físicos rescatar de los restos del Trade Center y guardar para que las generaciones futuras los estudien, aprendan y reevalúen.

La ciudad de Nueva York había generado una nueva colección de objetos, elementos que juntos podrían contar la historia de una época de crisis y las personas que murieron y las que vivieron. Hoy, los objetos nuevos y viejos se encuentran separados por un pasillo en el Museo de la Ciudad de Nueva York. En una habitación, las piezas de Five Points ilustran la ciudad primitiva y las personas que la construyeron. En la otra, los restos del 11 de septiembre traen la historia de Nueva York, una ciudad constantemente construida, destruida y atravesada por repetidos hilos de trauma y heroísmo, al siglo XXI.

Más de Mundo