Mundo

El presidente de la FIFA condenó el escándalo en Brasil

"Es una locura, pero necesitamos abordar estos retos COVID. Las selecciones tienen que respetar las normas sanitarias cuando los jugadores van a jugar", dijo en la Asamblea General de la Asociación Europea de Clubes.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, pidió a clubes, asociaciones y gobiernos solidaridad para proteger la salud y a las selecciones nacionales tras la suspensión del Brasil-Argentina, e invitó al diálogo sobre el calendario internacional.

En un mensaje al inicio de la Asamblea General de la Asociación Europea de Clubes (ECA), Infantino hizo un llamamiento a la unidad del fútbol para hacer frente a los retos derivados del COVID-19, como la suspensión del encuentro entre brasileños y argentinos sobre el que ahora debe decidir la FIFA, y los problemas para la cesión de jugadores sudamericanos en la ventana internacional de este mes.

"Estas situaciones que estamos viviendo estos días con la liberación de jugadores nos demuestran que tenemos que hacer algo, proteger la salud de los jugadores, proteger a las selecciones, y para hacerlo necesitamos que haya buena voluntad por parte de todos. Esta ventana de septiembre no ha sido ideal, vamos a intentar encontrar mejor compromiso para octubre, noviembre, el año que viene, para terminar esta situación particular", dijo.

Infantino aludió a lo ocurrido en Sao Paulo con Brasil y Argentina, "los dos equipos más gloriosos de Sudamérica", un partido en el que "algunos oficiales de seguridad y policías entraron en el campo y se llevaron a jugadores".

"Es una locura, pero necesitamos abordar estos retos COVID. Pido a todos, clubes, asociaciones y gobiernos, que demuestren solidaridad y no discriminen. Muchos gobiernos la han demostrado, porque estamos respetando en todo el mundo, de forma estricta, los protocolos de sanidad. Porque es nuestra responsabilidad. Debemos dar esperanzas a los países que sufren y aquellos donde solo ven a sus mejores jugadores cuando juegan con sus selecciones", añadió.

Tras asegurar que "las selecciones tienen que respetar las normas sanitarias cuando los jugadores van a jugar", recordó la flexibilidad mostrada por la FIFA tras el inicio de la pandemia en aspectos como los contratos, los periodos de transferencias o las cuarentenas.

"Ser presidente de la FIFA requiere flexibilidad, adaptabilidad y hacer frente a retos para los que no estás preparado. Les pido humildemente que lo consideren. Tenemos que intentar entendernos y mirar hacia adelante, porque ahora empieza una fase de consultas sobre el calendario con todos los clubes, ligas y asociaciones de aficionados que están implicados en el mismo. No hay temas tabú. La puerta de la FIFA está abierta a cualquier idea para hacer el fútbol global más fuerte. Necesitamos unidad, equilibrio y cooperación, y hacer mejor el fútbol, y FIFA está abierta a debatir", insistió.

Más de Mundo