Pilar

Delincuentes asaltaron una familia y violaron a una joven

Los maniataron y se escaparon en dos camionetas que fueron encontradas en San Francisco Solano. No hay detenidos.

Un violento asalto ocurrió el lunes por la madrugada en la localidad de Almirante Irizar, partido de Pilar, cuando seis delincuentes entraron a robar a una quinta donde se cultivan frutillas. Asaltaron a una familia de nacionalidad boliviana y violaron a una joven de 20 años, según consignó la agencia Télam.

Los ladrones ingresaron a la finca y sorprendieron a sus habitantes mientras dormían. Las víctimas fueron un hombre de 55 años, su mujer de 48 años, su hija de 20, su hijo de 22 y su nuera también de 20. Bajo amenazas los maniataron y los encerraron en una habitación salvo a una de las jóvenes, hija del matrimonio dueño del lugar, a quien obligaron a subir a una de las camionetas de la familia.

Dentro del vehículo fue atacada sexualmente, por al menos tres hombres, mientras los otros revolvían el interior de la finca.

De lugar se llevaron unos $40.000 celulares y ropa de vestir. Una vez que la violaron la tiraron del rodado. Los ladrones escaparon en dos camionetas propiedad de la víctimas: una Mercedes Sprinter y una Volkswagen Amarok.

Después de realizar la denuncia, la policía las encontró abandonadas en la localidad de San Francisco Solano. El hecho es investigado por la fiscal Carolina Carballido Calatayud, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción Especializada en Violencia de Género de Pilar.

Hace unos meses el mismo barrio fue testigo de otro violento hecho. Una banda de cinco ladrones irrumpió a patadas en una casa ubicada en la intersección de las calles El Alazán y Los Naranjos, adonde vivía el matrimonio, de nacionalidad boliviana con su hijo.

"Pidiendo plata, uno de los asaltantes comenzó a pegarle a la mujer y el hombre salió a defenderla y ahí se produjo el homicidio", contó a Télam uno de los investigadores.

Mariano Yucra recibió en el rostro una perdigonada que fue disparada por una escopeta. Los delincuentes abortaron el robo y escaparon en un auto de color claro que los esperaba afuera.

En la fuga, uno de los ladrones también efectuó en el piso un par de disparos cuando intentó balear a un perro que salió a morderlo.

El crimen conmovió al barrio, donde vecinos y familiares de la víctima hicieron marchas pidiendo justicia. Después de una de las movilizaciones, se reunieron con la policía y con autoridades del área de Seguridad del municipio, que derivó en la instalación de cámaras de seguridad en el barrio.

Más de Pilar
El femicidio seguido de suicidio tuvo dos testigos clave. El sonido de los disparos alertó a las empleadas del matrimonio. Ambas estaban en la parte baja de la mansión. Eran las 14.10 horas de un sábado de sol radiante con temperaturas por encima de los 20 grados. Las cortinas de la casa de Martindale Country Club estaban cerradas, los ambientes en silencio. Los árboles gigantes de la calle Amancio Alcorta apenas se movían por una leve brisa de viento.

El femicidio que conmociona al poder y la hipótesis de un pacto secreto