Mundo

Demolieron lo que quedaba de la torre de Miami: quedan 121 personas desparecidas

El plan de demolición usó pequeñas detonaciones colocadas estratégicamente, utilizando una técnica conocida como "derribo energético"

Casi 11 días después de que una gran franja de un condominio del sur de Florida se derrumbara repentinamente, sepultando a docenas de personas y devastando la unida ciudad de Surfside, los equipos de demolición detonaron el domingo la parte restante del edificio, que, según las autoridades, era inestable y potencialmente peligrosa, ya que la tormenta tropical Elsa se aproxima a la región.

Lo que quedaba de las Champlain Towers South había obstaculizado durante días los enormes esfuerzos de búsqueda y rescate de las autoridades, que en un momento dado se detuvieron durante 15 horas. En un principio se pensó que la demolición tardaría semanas, hasta que las previsiones, cada vez más urgentes, indicaron que Elsa podría azotar la zona con fuertes vientos y lluvias torrenciales.

A los funcionarios les preocupaba que los violentos vientos derrumbaran el edificio restante sobre la pila de escombros, enterrando aún más a los posibles sobrevivientes y cuerpos. Así que a las 22:30 del domingo, hora de Miami, un equipo de emergencia activó cargas estratégicamente colocadas y derribó la estructura en una nube de polvo, una visión inquietantemente familiar para una comunidad que aún llora la pérdida de seres queridos y vidas destrozadas.

El plan de demolición usó pequeñas detonaciones colocadas estratégicamente, utilizando una técnica conocida como "derribo energético" que también se basa en la fuerza de la gravedad para tumbar el edificio. El procedimiento hizo que el edificio se derrumbe en su lugar, conteniendo el colapso a los alrededores inmediatos.

"Instamos a los residentes que viven en la zona de refugio en el lugar - entre la calle 86 y 89 y la avenida Abbott y la costa - a permanecer en el interior a partir de ahora", advirtió unas horas antes la Policía de Miami. Y, además, recomendaron el cierre de todas las ventanas, puertas y tomas de aire, que se cubran cualquier otra abertura que pueda permitir la entrada de polvo en los departamentos, casas o edificios, y que se ponga el aire acondicionado en recirculación.

La alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, explicó que espera que las tareas se reanuden tan pronto como sea seguro hacerlo. Los bomberos inspeccionarán entonces las partes del lugar que antes eran inaccesibles, dijo. "Derribar este edificio de forma controlada es fundamental para ampliar el alcance de las labores de búsqueda y rescate y permitirnos explorar la zona más cercana al edificio", decía Levine Cava antes de la demolición en una conferencia de prensa el domingo.

La inestabilidad del complejo y su destrucción fueron los últimos desafíos para una búsqueda que ya se había complicado por las tormentas de lluvia, los rayos y los incendios. El personal de emergencia interrumpió sus operaciones el sábado y el domingo mientras se preparaba el lugar para la demolición. Desde las horas posteriores al derrumbe, no se ha encontrado a nadie con vida. Hasta el domingo por la noche, se había confirmado la muerte de 24 personas y 121 estaban desaparecidas.

Elsa, que se debilitó como huracán durante el fin de semana y se pronosticó que golpearía Florida a finales del lunes y hasta el martes, podría obligar a otra suspensión de las tareas de búsqueda, dijo la alcaldesa. "Rezamos para que los impactos de la tormenta en Surfside sean limitados y podamos continuar sin obstáculos", agregó.

Si no descarrila el esfuerzo, Elsa puede ser en última instancia "una bendición disfrazada", dijo el alcalde de Surfside, Charles Burkett, al acelerar la demolición del edificio y dar paso a equipos más grandes de rescatistas. Podría despejar casi un tercio del sitio que antes era inaccesible, dijo. "Esta demolición va a abrir de par en par toda la zona", dijo Burkett en el programa "Face the Nation" de CBS News el domingo por la mañana. "Y vamos a poder verter recursos sobre esa pila. Vamos a atacarlo a lo grande, y vamos a intentar sacar a esas víctimas y reunirlas con sus familias".

Burkett subrayó que las autoridades siguen teniendo una mentalidad de rescate y están abordando la misión con la esperanza de encontrar sobrevivientes, en lugar de pasar a la recuperación, que implicaría principalmente la búsqueda de cadáveres.

"No se trata en absoluto de un esfuerzo de recuperación", dijo Burkett, recordando el caso de una mujer en Bangladesh que sobrevivió durante 17 días enterrada bajo una fábrica derrumbada. "No estamos ni siquiera cerca de eso. Y no hay nadie al mando que hable realmente de detener este esfuerzo de rescate. Y este esfuerzo de rescate, en lo que a mí respecta, continuará hasta que todo el mundo sea sacado de esos escombros".




Más de Mundo
La ola de aire frío histórica que pasa por el sur de Brasil dejó una sorpresa casi inédita para la región: la caída de nieve en al menos 13 ciudades del estado de Rio Grande do Sul que dejó un manto blanco sobre el suelo y provocó decenas de fotos y videos en las redes sociales.

Brasil vivió una nevada histórica con temperaturas bajo cero