Mundo

Horror en España: papá secuestró a sus hijas, a una la mató y la dejó al fondo del mar

La guardia civil halló el cuerpo de Olivia, una de las dos hermanas raptadas a fines de abril. Los investigadores sigue buscando a Anna, de un año, y al padre.


Los equipos de búsqueda encontraron el jueves, a una profundidad de 1000 metros en las costas de Tenerife, España, el cuerpo de Olivia, de 6 años. La pequeña y su hermana Anna, de un año, habían desaparecido el pasado 27 de abril, día en que su papá, Tomás Gimeno, debía entregarlas en casa de su ex esposa.

El cuerpo se encontraba dentro de una bolsa atada al ancla de la embarcación del padre de las menores. El barco había sido encontrado a la deriva, sin ancla, al día siguiente de la desaparición. Los trabajos de rastreo de la Guardia Civil prosiguen en el lugar, en busca de los cuerpos de Anna y su papá, de 37 años.

"No puedo imaginar el dolor de la madre de las pequeñas Anna y Olivia, desaparecidas en Tenerife, ante la terrible noticia que acabamos de conocer", dijo el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

La tarde del 27 de abril, Gimeno buscó a sus dos hijas para llevarlas a cenar. Primero se presentó en la casa de su ex esposa para recoger a Anna. Luego fue a por Olivia a una práctica del colegio en Santa Cruz de Tenerife, en las Islas Canarias.

Esa noche Gimeno fue visto en el embarcadero del Puerto Deportivo Marina de la Cruz. Las cámaras de seguridad registraron su presencia, pero no se le vio acompañado de las niñas. Sin embargo, el hombre hizo dos viajes a su auto para llevar seis bolsas a la embarcación.

El hombre realizó dos viajes en su bote. En el primero, la Guardia Civil se encontró con Gimeno y lo amonestó por saltarse el toque de queda vigente entonces en Tenerife por la pandemia de Covid-19.

A su vuelta a tierra, dos horas después, volvió sin las bolsas que subió a su bote y estuvo un rato cargando su teléfono celular. Tuvo varias conversaciones telefónicas con Beatriz Zimmermann, la mamá de las nenas, a quien le dijo que nunca más volvería a verlas ni tampoco a él. Pasada la medianoche, volvió a zarpar y ya no regresó.

El barco de Gimeno fue encontrado al día siguiente sin nadie abordo y sin el ancla.


Más de Mundo