Conurbano

Le robaron el auto y pidió a los ladrones que le dejaran sacar a su hijo

Ocurrió en Villa Luzuriaga. La víctima bajaba del coche cuando fue interceptado por los atacantes a punta de pistola y todo quedó registrado por las cámaras de seguridad.

Una secuencia desesperante tomó por sorpresa a un médico cirujano este martes por la mañana cuando llegaba con su hijo a la casa de sus suegros en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga, en La Matanza. Tres ladrones lo acorralaron y les pidió "por favor" que le dejaran bajar a su bebé.

La víctima estacionó ayer su BMW frente a la casa de los padres de su esposa, a metros del cruce de Thames y Miguel Cané. Eran cerca de las 10, como acostumbraba llegar todos los días para dejar bajo su cuidado a su hijo de un año y ocho meses. Entonces aparecieron los delincuentes, todos armados, y el dramático momento fue registrado por una cámara de seguridad.

"Lo único que pensé es que se lleven todo, y fue lo que les pedí, por favor dejame sacar a mi hijo del auto, es un bebé", relató más tarde Cristian en diálogo con Telenueve Central, sobre el asalto que sufrió, todavía sorprendido por la impunidad con la que actuaron los ladrones. "Más de día y en un lugar transitado", resaltó. Después aseguró que lo que más lo "desesperó" fue que su bebé se encontraba dentro del rodado, "porque es todo tan rápido y es tan shockeante la situación".

La escena fue igual de impactante para el suegro de Cristian, que en una nota con otro medio expresó: "Justo abro la puerta y uno de los ladrones me indica que me vaya para adentro mientras mi yerno les gritaba que tenía el bebé en el auto".

El médico asaltado dijo que una vez que consiguió sacar a su hijo de la silla donde estaba sujetado, entró a la casa de sus suegros, desde donde vieron como los delincuentes "cierran el auto y se quedan tratando de arrancarlo, el auto no responde y se ve que se bajan, cierran las puertas tranquilitos, se suben a la camioneta donde habían venido y siguen derecho por la calle Thames en dirección a Don Bosco".

Es que según señaló, con los nervios del momento él se había quedado con las llaves del coche, motivo por el cual los asaltantes no pudieron encender el auto. "Agradezco al cielo que (el bebé) estaba dormido en el asiento, y así como yo lo saqué del auto, siguió dormido en mis brazos", manifestó el hombre, quien agregó que si bien fue asaltado a punta de pistola, los ladrones no le "pegaron", no lo "maltrataron" ni lo "insultaron". Los delincuentes solo pudieron llevarse el teléfono celular del cirujano.

La causa quedó a cargo del fiscal José Luis Maroto, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 13 del Departamento Judicial de La Matanza.

Más de Conurbano