Sociedad

Dos chicos jugaban con trineos y murieron ahogados

Brian Torres y Brian Navarro, de 10 años, salieron a jugar y terminaron cayendo a las aguas heladas del dique San José, en Río Turbio. Fueron rescatados sin vida por los bomberos.

Dos menores de 10 años murieron este lunes por la tarde en la ciudad santacruceña de Río Turbio, al ceder el hielo en las aguas del dique San José, adonde habían ingresado a jugar con sus trineos.

Fueron indentificados como Brian Torres y Brian Navarro, quienes fueron rescatodos por personal especializado de la Unidad 9 de Bomberos, que intervino ante el llamado de alerta policial. Se les practicó técnicas de reanimación pero al no lograr obtener signos vitales, el médico de turno del hospital local certificó el deceso de ambos.

Se informó que un buzo de rescate de la Brigada de Inteligencia del Ejército Argentino, que colaboró en la búsqueda, debió sumergirse unos 7 metros para lograr llegar al primer cuerpo aproximadamente a las 17.30, y 40 minutos después logró llegar al segundo, detalló el informe policial.

Desde que lugareños y personal del Club Náutico local hallaron un trineo y un perro deambulando solo en la zona, hasta que llegó el personal policial se vivieron momentos de tensión. Vecinos y personal del club se movilizaron rápidamente intentando saber si había alguien en situación de riesgo, pero nada hacía esperar semejante desenlace.

Los amigos habían ingresado a jugar y estaban a 130 metros de la orilla del dique, donde el hielo cedió por tener aún poco espesor y no soportó su peso.

Habitualmente los vecinos practican actividades recreativas en el lugar con monitoreo de autoridades municipales: en verano se practica kayak y en invierno actividades con trineos y patines.

A raíz de este hecho, la superintendencia de Bomberos lanzó el pedido a los vecinos para que eviten "transitar, jugar, patinar y/o realizar cualquier otra actividad sobre los espejos de agua congelados".

Más de Sociedad
"Estafadores", gritaba un hombre mientras buscaba con qué romper un vehículo rojo que estaba estacionado dentro de una concesionaria ubicada en el barrio porteño de Caballito. El video de parte de la agresión apenas se extiende poco más de 30 segundos, pero rápidamente se hizo viral por la actitud del hombre desatado en furia. Tras destrozar el auto 0 km. y romper parte del mobiliario del local el sospechoso fue detenido.

Al grito de "estafadores", destrozó una concesionaria