Viral

¿Sabías que el consumo energético de Argentina es menor que el de Bitcoin?

Las criptomonedas están a la orden del día y se han convertido ya en una de las principales monedas en todo el mundo, llegando a cotizar y ofreciendo increíbles beneficios para aquellos que las poseen. Bitcoin es la más famosa de todas ellas y es archiconocida a nivel mundial. Pero, ¿sabías que esta criptomoneda llega a consumir más energía que incluso algunos países como Argentina?

Es decir, aunque es una especie de moneda virtual, lo cierto es que el Bitcoin tiene un gran impacto medioambiental. Según la Universidad de Cambridge, que ha elaborado un índice de consumo de electricidad del Bitcoin, esta criptomoneda utiliza 129,24 teravatios-hora 8TWh) por año y este consumo de energía es mucho mayor que el de algunos países del mundo como, por ejemplo, Argentina.

Bitcoin no supone una opción ecológica

Son muchas las personas importantes y con repercusión en el mundo que se han preocupado por la impresión en el consumo de energía de Bitcoin. Incluso el fundador de Microsoft, Bill Gates, ha dicho que tal es el consumo energético de la criptomoneda que es mayor que cualquiera otro utilizado por el ser humano.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Básicamente, se debe al hecho de que para poder extraer estas monedas, se usan computadoras en grandes centros de información. Esto, claramente, es algo que afecta de lleno al medio ambiente.

Por ejemplo, en China es donde más bitcoins se minan. Sinkiang, en el norte del país asiático, es un sitio en el que el carbón hace posible esta operación, siendo una fuente de energía muy consumida si se compara con otros sitios del mundo.

Esto es lo que hace que las emisiones de carbono agraven el calentamiento global, haciendo así que la criptomoneda genere más emisiones de CO2 que ciudades como Lima, Caracas, Kansas City o Las Vegas. En concreto, según un estudio publicado en la revista científica Joule, el bitcoin, en el año 2019 generó en torno a 22 megatones de dióxido de carbono anual.

Bitcoin se usa para bonos de casino en línea

Pero, ¿qué ha hecho que el auge del Bitcoin esté siendo tan espectacular en los últimos años? Básicamente se puede decir que el juego online y el Bitcoin y otras criptomonedas son la combinación perfecta. Antes de decidir qué bonos de casino elegir, los jugadores primero deben verificar si un casino en línea acepta Bitcoin u otras criptomonedas.

Lo que está claro es que cuando se trata de jugar tragamonedas en línea y reclamar bonos de casino, una de las principales características que ha hecho que el Bitcoin se haya vuelto tan popular es que es una divisa no regularizada que ofrece una alta dosis de anonimato. Eso sí, en realidad no es automáticamente anónimo, si no que es tuya la responsabilidad de hacerlo anónimo.

Sin embargo, esto no es algo que haya hecho que la gente no quiera jugar con Bitcoin en los casinos online y reclamar bonos de casino. De hecho, esto podría haber causado el aumento del consumo de energía utilizado para la minería de Bitcoin.

El crecimiento del Bitcoin experimenta un aumento del 313% en un año

Cada vez, el Bitcoin experimenta un crecimiento imparable y, cada año, experimenta un incremento del 313%, llegando a estabilizarse en la franja de los 32.000-36.000 dólares el pasado mes de enero. Además, el pasado mes de febrero experimentó un espectacular auge cuando en Twitter, el fundador de Tesla, Elon Musk, cambió su biografía en Twitter por "#bitcoin".

Este hecho hizo que el precio del Bitcoin aumentase en 5.000 dólares en tan solo cinco minutos, hecho que hizo que el consumo energético de esta moneda también se disparase en esos momentos.

El mismo CEO de Tesla también le dio un fuerte empujón a esta criptomoneda hace solo unos día, al anunciar a la SEC (Comisión Nacional de Valores estadounidense por sus siglas en inglés) que l compañía había adquirido Bitcoins por valor de 1.500 millones de dólares. Este hecho, provocó, de forma inmediata, un aumento de la cotización de esta criptomoneda en un 28%, unas horas después de este anuncio de Musk.

Lo que sí parece que está claro es que el círculo vicioso que supone el elevado consumo energético de la criptomoneda no va a tener fin en ningún momento. Al menos en lo que se refiere al corto plazo ya que dicho consumo de energía es así por diseño y el consumo energético no se va a reducir, a no ser que el valor de la criptomoneda descienda de forma considerable.

Más de Viral