Mundo

Una semana después, logran desencallar al Ever Given

Las maniobras han logrado desencallar la popa del ?Ever Given' después de seis días, pero la proa aún sigue atascada. El presidente egipcio Al Sisi dice que la crisis ha finalizado, pero la empresa encargada de reflotar el barco rebaja el optimismo mientras 367 buques aguardan el restablecimiento del tráfico

Las maniobras para intentar reflotar el megabuque portacontenedores Ever Given, encallado en el canal de Suez desde el martes pasado, han tenido éxito parcialmente la madrugada de este lunes. El teniente general Osama Rabie, jefe de la Autoridad del Canal de Suez y al mando de la operación, ha asegurado esta mañana que el barco ha empezado a flotar "satisfactoriamente" y que su posición se ha podido modificar en un 80%, según un comunicado de su portavoz, George Safwat. Rabie ha agregado que, gracias a las maniobras de tensión y remolque, se ha conseguido alejar la popa del buque hasta 102 metros de la orilla, en lugar de los cuatro metros anteriores, un cambio que también puede observarse desde los mapas de los rastreadores de tráfico marítimo.

El presidente de Egipto, Abdelfatá Al Sisi, ha emitido un comunicado a través de su cuenta de Facebook en el que ha mostrado su optimismo para el desbloqueo del canal: "Hoy, los egipcios hemos logrado poner fin a la crisis, a pesar de la enorme complejidad técnica que rodeó el proceso". Sin embargo, la proa permanece aún atascada y Peter Berdowski, consejero delegado de la compañía Boskalis, encargada del rescate del Ever Given, ha rebajado el entusiasmo de las declaraciones de Al Sisi en la radio neerlandesa NPO: "No cantemos victoria demasiado pronto. Las buenas noticias son que la popa está libre, pero vimos que esa es la parte más sencilla del trabajo".

El proveedor de servicios marítimos Inchcape Shipping y la firma Leth Agencies también han confirmado el éxito de la operación. A las 11.30 (hora local), cuando la marea en el canal ha alcanzado su mayor altura, se han reanudado las maniobras, a fin de modificar por completo el rumbo del buque hacia el centro. Agua a alta presión será inyectada bajo la proa para remover la arena y barro que bloquea el barco, pero si esta operación fracasa, los contenedores deberán ser retirados del buque para reducir su peso, según Berdowski. Sin embargo, en caso de éxito, la navegación se retomará en tres días y medio, según declaraciones de Rabie recogidas por la agencia AFP. Rabie ya ha ordenado proceder con las revisiones técnicas de algunos de los barcos que hacen cola -367, según Leth Agencies- de cara a la reanudación de la circulación, de acuerdo con el comunicado.

El anuncio del reflotamiento se produjo después de que el viernes se lograse por primera vez un "significativo progreso" en la zona de popa del buque que permitió liberarlo del banco de arena, incluido el timón, según un comunicado del portavoz de la compañía Bernhard Schulte Shipmanagement, encargada de las cuestiones técnicas del barco. Las dragas se habían centrado desde entonces en retirar arena y lodo de alrededor del lado de babor de la proa del buque, y se confiaba que una marea favorable y la luna llena acabaran por crear las condiciones idóneas para conseguir mover la nave. Rabie había explicado durante una rueda de prensa el sábado que, además del timón, también se había conseguido poner la hélice en funcionamiento, lo que, junto a la llegada de nuevos remolcadores, debía ayudar a reflotar el barco. "El escenario que desplegamos [el viernes] fue bastante exitoso", había señalado Rabie. Por la noche de ayer se habían retirado más de 20.000 toneladas de arena y lodo alrededor del barco, según un comunicado de Evergreen, la compañía que opera el Ever Given.

El bloqueo del canal de Suez representaba una amenaza de primer orden a las cadenas de suministro del comercio global. A lo largo de los 190 kilómetros de esta vía navegable, que conecta el mar Rojo con el mar Mediterráneo, fluye poco más del 10% del comercio mundial, según estimaciones de la Autoridad del Canal de Suez, y es una de las vías más importantes del planeta en el transporte de gas, petróleo y mercancías en contenedores. El tráfico marítimo diario a través del canal de Suez tiene un valor de unos 9.600 millones de dólares (8.150 millones de euros), según una estimación elaborada por la empresa especializada en información sobre comercio marítimo Lloyd's List. La infraestructura también representa una de las principales fuentes de ingreso de las codiciadas divisas extranjeras para Egipto.

En el momento de empezar a reflotar el Ever Given, al menos 367 buques se encontraban esperando para poder cruzar el canal, que llevaba con la navegación oficialmente suspendida desde el pasado jueves. De ellos, 98 son graneleros, 96 contenedores y 35 transportan petróleo. Rabie había asegurado el sábado que, una vez completada la operación de rescate, las autoridades del canal trabajarían sin descanso para despejar las colas de barcos en un plazo de uno o dos días, aunque no está claro cuánto se podrá alargar este proceso teniendo en cuenta los barcos que han ido llegando desde entonces. Fuentes del sector también habían señalado previamente a EL PAÍS que la Autoridad del Canal de Suez trataría de no perder tráfico futuro incrementando la circulación de buques a través de la vía de los 50 barcos habituales a unos 85. Ante la posibilidad de que la delicada operación para reflotar el barco encallado pudiera demorarse días o incluso semanas, la mayoría de las grandes compañías navieras del mundo habían comenzado a desviar algunos de sus barcos a través de la ruta que rodea África.

La estrategia de rescate por la que ha apostado hasta ahora la Autoridad del Canal de Suez ha consistido en combinar el trabajo de excavadoras y dragas, que se encargan de extraer arena de los bordes del canal para crear espacio y retirar el fondo en el que están encalladas la proa y la popa a fin de facilitar movimientos que favorezcan la flotación del barco, con el de remolcadores, que tratan de arrastrar el casco para enderezarlo desde la popa y la proa. En el peor de los escenarios se contemplaba liberar parte de la carga a bordo del Ever Given, que hubiera requerido de días o incluso de semanas debido a su complejidad.


Más de Mundo