Política

Mala noticia para los Macri en la causa Parques Eólicos

El diputado nacional del FDT Rodolfo Tailhade solicitó que declaren el ex presidente y su hermano, además del ex ministro de Energía Juan José Aranguren. En el caso de Gianfranco Macri, además se apuntó a la detención con fines de extradición, si fuera necesario, debido a que vive en Uruguay. Los detalles de la causa.

Si alguien tiene muchos frentes abiertos, corre el riesgo de que uno o más de esos frentes le generen problemas. Es el caso de Mauricio Macri, que a pesar de que sigue recibiendo -en términos generales- "el favor" de la justicia federal, tiene tantas causas penales y comerciales en las que es investigado que de vez en cuando recibe pésimas noticias, como ocurrió hoy en el marco de la pesquisa por el meganegociado de su familia con los parques eólicos.

Esta última afirmación se sustenta en que el diputado nacional del Frente de Todos Rodolfo Tailhade le pidió a la Justicia la indagatoria del ex presidente en el expediente en el que se investiga irregularidades en la compra y venta de la concesión de parques eólicos y además pidió "evaluar" si es necesaria la detención de su hermano Gianfranco Macri para que también dé explicaciones, ya que está radicado en Uruguay y podría no presentarse.

Tailhade tramitó estos pedidos de indagatoria, que también alcanzan al ex ministro de Energía Juan José Aranguren, porque es querellante y fue el denunciante original de la presunta operación de corrupción orquestada por el ex mandatario.

Según argumentó el legislador nacional, se trató de una "maniobra fraudulenta cometida en perjuicio del Estado nacional" durante el gobierno de Juntos por el Cambio.


En cuanto a Gianfranco, el empresario y hermano del ex presidente quedó en la mira de la Justicia porque es el beneficiario final de un nudo borromeo de empresas y firmas que compraron y revendieron los parques, de las cuales además recibió un polémico préstamo de USD 5 millones.

El recorrido de los hechos que llevaron a esta investigación de los parques eólicos arrancó con Macri recién llegado a la Casa Rosada, como si fuera una cuestión prioritaria de Estado. A 20 días de sentarse en el sillón de Rivadavia, el contador de la firma SOCMA -de la ex familia presidencial-, Mariano Payaslián, creó las firmas Sideli y Sidsel SA, ambas controladas a su vez por USIR SA.

Meses después y a pesar de tener nula actividad en el sector (SOCMA había participado en proyectos de energía renovable pero jamás creado compañías de estas características), las empresas obtuvieron seis parques eólicos sin pasar por licitación. Lo hicieron a través de la firma Isolux, lo que se configuró como una venta entre privados.

Lo que se investiga, en términos coloquiales, como hipótesis en la pesquisa es un "pasamanos" millonario -como lo denominó Tailhade- en favor de la familia Macri a partir de que, nada más y nada menos, Mauricio saltara de la Jefatura de Gobierno porteño a la Presidencia de la Nación, echando mano a las ventajas de la primera magistratura del país.

Habría entregado parques eólicos a una compañía en proceso de quiebra para luego, con otras firmas creadas flojas de papeles por el ex contador de Socma, comprarlos a precios desinflados para después revenderlos a valores más elevados -de mercado, si se quiere- y lograr así una ganancia de al menos USD70 millones en unos meses.

Por este motivo, en un escrito presentado ante el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi -magistrado ahora jubilado que orginalmente llevó el expediente, Tailhade requirió determinar si corresponde la citación de Gianfranco "o bien la orden de detención con fines de extradición, atento a que desde hace tiempo reside en la República Oriental del Uruguay".

Según los documentos oficiales que recopiló Ámbito Financiero, por la primera tanda de parques, las firmas vinculadas a la familia Macri pagaron unos USD25 millones. Sin embargo, esos parques le duraron poco: según los registros de 2017 de la compañía china Goldwind, los parques Loma Blanca I, II, III y VI y Miramar fueron adquiridos a Sideli y Sidsel en USD43 millones y USD12 millones, respectivamente.

Tiempo después también lograron se sacaron de encima el parque eólico restante: vendieron Loma Blanca IV a la firma Genneia, también asociada a Goldwind, a cambio de unos USD40 millones. Es decir, según las estimaciones, las firmas ligadas a los Macri obtuvieron USD95 millones por la compra-venta de parques eólicos sin licitación, frente a una inversión inicial de apenas USD25 millones.

En aquel entonces, el propio Payaslian confirmó ante el diario Perfil que un 10% o 12% del conglomerado pertenece a Sideco Americana. Según los registros a los que accedió el mismo medio, Gianfranco Macri es quien tiene la participación de Usir Argentina, y así lo publicó en sus declaraciones juradas, al menos desde el año 2017.

Además, el nombre Macri también quedó registrado en documentos oficiales. El pasado 19 de junio el hermano de Mauricio Macri solicitó un préstamo por cinco millones de dólares a la firma Usir SA, la controlante de Sideli y Sidsel, que acababan de ganar USD70 millones con los parques.

Tailhade sumó ahora información revelada por la Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), un consorcio internacional de periodistas que descubrió que detrás del entramado de sociedades creadas para comprar y vender los parques eólicos y fugar las ganancias se encuentra Lares Corporation SPF, una offshore con sede en Luxemburgo controlada por Gianfranco Macri.

También incorporó a la causa las afirmaciones del hermano de Mauricio y Gianfranco, Mariano Macri, quien en el libro "Hermano" del periodista Santiago O'Donell confirma que "en el caso de los parques eólicos, Gianfranco hizo de testaferro de Mauricio", tal cual lo había denunciado Tailhade en la causa. Justamente, ese libro es al que los Macri -el ex presidente y el confeso arrepentido- quieren frenar en la Justicia. 

Más de Política