Coronavirus

¿Qué pasó con la misión de la OMS que debía investigar el origen del virus?

En mayo se acordó que el organismo iría a esa ciudad de China a comienzos de enero para una serie de estudios. Pero todavía no pueden llegar.

Ya pasó un año desde que se detectaron los primeros casos de covid-19 en la ciudad de Wuhan, en China  pero las incógnitas sobre su origen sin despejarse.

¿Fue un murciélago la fuente de la que brotó el coronavirus? Y si es así, ¿qué ruta siguió para transmitirse por primera vez a los humanos? ¿Surgió el virus en China o, como sostienen sus autoridades, pudo hacerlo en otro país? ¿Y qué papel jugó el mercado de la ciudad al que se señaló como primer foco de la pandemia?

Para tratar de dar con las respuestas, la Organización Mundial de la Salud  (OMS) acordó en mayo con China el envío de una misión de investigación, que se preveía que aterrizara en el gigante asiático a principios de enero.

"No se trata de buscar culpables", apuntó hace unas semanas Fabian Leendertz, un científico alemán que forma parte del equipo. "Lo importante es tratar de entender qué ocurrió y ver si con base a esos datos podemos reducir el riesgo para el futuro".

Habitantes de Wuhan, China, en fila en un hospital para hacerse tests de coronavirus, en una imagen de enero de 2020. Foto: AFP

Sin embargo, la expedición no pudo empezar con peor pie. El martes pasado, cuando los integrantes del equipo internacional estaban a punto de poner rumbo a su destino, se encontraron con que las autoridades no habían emitido los permisos necesarios para entrar en el país.

"Decepción" en la Organización


"Estoy muy decepcionado", declaró desde Ginebra el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Según explicó, dos de los científicos que estaban en camino tuvieron que detenerse a mitad del viaje, mientras que otros tuvieron suspender su visita en el último minuto por la falta de permisos.

Desde Beijing, aseguraron que el problema se debió a un "malentendido" y que no había que darle mucha importancia al asunto.

"Todavía estamos en conversaciones sobre las fechas y arreglos", señaló la portavoz de Exteriores, Hua Chunying. Desde entonces, la situación no parece haber avanzado mucho, ya que todavía no hay un acuerdo sobre cuándo podrá viajar el grupo de investigadores, aunque Tedros dijo el sábado que confía en alcanzar un consenso "la próxima semana".

Durante mucho tiempo, Beijing se mostró reticente a permitir una investigación internacional independiente, por lo que fueron necesarios meses de arduas negociaciones para llegar a un acuerdo.

Finalmente, se acordó una misión de dos fases que corre al cargo de 10 expertos chinos y otros 10 internacionales, entre los que hay epidemiólogos, virólogos y zoólogos de países como Estados Unidos, Dinamarca, Reino Unido, Rusia o Japón.

El mercado sospechoso


Según el plan de acción revelado en noviembre, se prevé que los expertos desarrollen gran parte de sus pesquisas en el céntrico mercado de Huanan, donde inicialmente se creyó que podría haberse originado la enfermedad. Un estudio de los primeros 41 casos confirmados señaló que un 70% de ellos guardaba relación con ese lugar.

En sus 653 puestos se vendían frutas, verduras, pescado y animales domésticos y salvajes como civetas, zorros, serpientes o mapaches. Se cerró precipitadamente el 1 de enero del 2020 y, tras desinfectarlo y sacrificar a los animales, permaneció clausurado hasta ahora.

De sus entrañas se recogieron muestras de algunas piezas congeladas, así como del suelo, desagües o picaportes de las puertas. De las 336 pruebas obtenidas de animales, ninguna mostró rastros de SARS-CoV 2, algo que sí sucedió en 89 de las 842 muestras ambientales.

"Sigue estando poco claro si el mercado fue una fuente de contaminación, actuó como amplificador para el contagio entre humanos o fue una combinación de esos factores", indicó el informe de la OMS.

Además, está previsto que la misión tenga acceso a los historiales de los pacientes en los hospitales de Wuhan, con lo que podrían determinar si el virus ya circulaba por allí antes de diciembre del 2019.

También entrevistarán a los primeros casos para determinar cómo pudieron contagiarse, examinarán muestras de sangre tomadas antes y después de que detectara el foco en busca de posibles anticuerpos y tomarán y examinarán muestras de animales en busca de indicios del virus.

"Una cosa que debe quedar clara es que el estudio comenzará en Wuhan, de donde provinieron los primeros informes, y luego desde allí, según los hallazgos, podremos ir a cualquier otra parte", subrayó Tadros hace un par de meses.

La investigación llega en un momento en el que China redobla sus esfuerzos para defender la posibilidad de que el patógeno no surgió en su territorio. Para ello, Beijing señala a algunos informes que sostienen que el coronavirus ya circulaba por países como Italia o España antes de que se detectaran los primeros casos en Asia, y dan pábulo a teorías como la de que el virus pudo entrar en el país a través de productos congelados importados.

Sin embargo, la mayoría de científicos apuntan al país asiático como foco más probable de la epidemia. Es "altamente especulativo" argumentar que el virus no surgió en China, dijo el mes pasado el director del programa de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan.

Por Ismael Arana, desde Hong Kong para Clarín


Más de Coronavirus