Coronavirus

Córdoba, la primer provincia en definir cómo será su política de vacunación

La segunda provincia más poblada del país busca reforzar la cantidad de dosis que envíe Nación. En una segunda etapa podrán vacunarse los mayores de 18 años.

Córdoba ya definió su política de vacunación y será voluntaria. Comenzará con adultos mayores y población de riesgo, pero una vez completada esa fase la extenderá a los mayores de 18 años.

Si bien aún falta la aprobación definitiva de las vacunas, muchas de las cuales ya están en la Fase III de experimentación, muchas provincias ya comenzaron a diagramar cómo será la logística para poder aplicar el antídoto contra el Covid en el menor tiempo posible.

Córdoba es el segundo distrito más poblado del país sólo por detrás de la provincia de Buenos Aires. El gobierno que encabeza Juan Schiaretti decidió que la vacuna sea voluntaria y comenzará a aplicarse a los grupos de riesgo, personal de salud y fuerzas de seguridad.

"Les damos garantía y plena seguridad de que, cualquiera sea la vacuna que se aplique, siempre va a pulsar las normativas vigentes con respecto la aprobación de nuestro ente de regulación que es la ANMAT", explicó el ministro de Salud Diego Cardozo.

En medio del debate público sobre la efectividad de las vacunas de Pfizer, Sputnik V y Aztrazeneca, en Córdoba decidieron que la aplicación de la vacuna sea voluntaria.

La intención del gobierno cordobés es reforzar la cantidad de dosis que envíe Nación y duplicar la población que tiene como objetivo en la primera etapa.

Los funcionarios aclararon que la vacunación se realizará una vez que el organismo de regulación nacional ANMAT -Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología-, corrobore la seguridad y la eficacia de aquellas marcas que son prioritarias por estar en un estadio avanzado de fases.

El debate público parece lejos de estar cerrado y se espera que las provincias adopten medidas diferentes.

El ministro de salud porteño Fernán Quirós señaló que antes de comenzar la campaña explicarán a la población cuáles son los riesgos que conlleva la aplicación de la vacuna que por la emergencia sanitaria, no podrá completar los dos años de seguimiento necesarios para descartar cualquier efecto secundario a largo plazo.

En teoría, para la población de riesgo es más peligroso no aplicarse la vacuna que los peligros que podrían conllevar los efectos secundarios.

"Los que no somos grupos de riesgo, como mi persona, no debemos vacunarnos. Por lo tanto no es si me la aplicaría o no. No corresponde que discutamos, entre los que no tenemos riesgo, la aplicación de una vacuna que todavía no completó la fase 3 en el seguimiento de dos años".

LPO

Más de Coronavirus