Conurbano

Escapaba de la Policía y se metió en la casa equivocada: lo mataron

Lo perseguían tras varios robos en Lomas de Zamora y quiso refugiarse en una propiedad donde vivían tres oficiales.

Habían salido a robar, los buscaba la Policía, se tirotearon con los agentes, escaparon y, en medio de la persecución, uno de los ladrones quiso esconderse en la casa equivocada: vivían allí tres oficiales y terminó muerto de dos balazos.

Ese fue el final impresionante de un raid delictivo que ocurrió en Lomas de Zamora  el miércoles a la madrugada. Empezó con un alerta por una banda que circulaba en un Ford Fiesta blanco y asaltaba a peatones y automovilistas por la localidad de Villa Centenario.

En total los delincuentes eran cuatro. Además del muerto, a otros dos los detuvieron después de una persecución que incluyó tiroteos. Un cuarto asaltante está prófugo.

Con el aviso al 911 por distintos robos que iba cometiendo la banda, policías de las comisarías 7° y 10° de Lomas de Zamora, la Policía local y el Comando de Patrulla montaron un operativo cerrojo en la zona. Uno de los móviles dio con el Fiesta blanco en Itatí y Saladillo.

Cuando los agentes quisieron detener al coche, los ladrones aceleraron a fondo y escaparon en dirección a Ingeniero Budge.

En ese momento se desató una persecución a toda velocidad con el ingrediente de que los delincuentes intentaban cubrir su fuga a los tiros. Por la gran cantidad de gente que había en ese momento en la calle, la Policía aseguró que no respondió a los disparos.

A la altura de Ginebra y Ricardo Palma, los agentes en distintos patrulleros lograron cerrarles el paso a los ladrones que hicieron un último intento por eludir a la Policía pero entre la desesperación y la falta de pericia al volante encajaron el Fiesta adentro de una zanja.

De adentro del auto bajaron los cuatro asaltantes que de nuevo dispararon a los agentes y escaparon en distintos sentidos. Hubo un tiroteo y dos de los ladrones identificados como Gabriel Araujo Franco (26) y Rodrigo Hernán Amarilla (20) fueron detenidos.

Un tercer sospechoso corrió hacia una casa. Lo que nunca imaginó es que adentro de la propiedad vivían tres oficiales de la Policía de la Ciudad. Esos agentes también se enfrentaron a balazos con el delincuente y lo balearon en el cuerpo.

Herido, el ladrón salió de nuevo a la calle y cayó al piso. Finalmente falleció como consecuencia de dos heridas de bala en el pecho y un hombro, según dijeron fuentes policiales a Télam.

El asaltante fue identificado por la Policía como Ismael Morales (28), quien tenía antecedentes penales. Le secuestraron una pistola 9 milímetros con la numeración limada.

Un cuarto ladrón consiguió escapar a pie y todavía estaba prófugo.

Los investigadores comprobaron más tarde que el Fiesta blanco que usaban los ladrones tenía pedido de secuestro del mes pesado por un robo calificado ocurrido en el partido de La Matanza.

El caso quedó a cargo de la Fiscalía N° 8 de Lomas de Zamora, que ordenó la detención de Franco y Amarilla acusados de atentado y resistencia a la autoridad, abuso de arma, tenencia ilegal de arma de guerra y encubrimiento agravado.

Además, ordenaron el secuestro de las armas reglamentarias de los policías que intervinieron tanto en el operativo como los residentes de la vivienda para ser peritadas.

Más de Conurbano