carpetas y secciones de archivo

Cómo cuidar la piel de tu rostro en primavera

Días más largos de clima agradable, noches frescas, naturaleza que florece y se llena de colores: la estación más linda del año ya está aquí.

La llegada de la primavera implica un cambio en la rutina de belleza y cuidado de la piel del rostro. El objetivo es que nuestra piel no sufra por el aumento en los niveles de exposición lumínica y por los cambios constantes de temperatura que caracterizan a esta temporada.

Mantener tu cara con un aspecto saludable durante esta estación requiere seguir algunos pasos específicos. La buena noticia es que no necesitás recorrer numerosos barrios porteños buscando productos específicos. Los consejos que te brindamos pueden llevarse a cabo con insumos disponibles en cualquier farmacia en Capital Federal o partido o provincia.

¿Querés saber cómo cuidar la piel de tu rostro en primavera? Te lo contamos en un paso a paso.

1. Exfoliación

En primer lugar es necesario eliminar las células muertas de la cara realizando una exfoliación al menos una vez a la semana.

Si bien la piel se regenera de manera natural cada 28 días, en ocasiones por causa de cambios hormonales, contaminación o debido a la edad de las personas, este proceso no se realiza de manera uniforme.

La exfoliación ayuda a que la dermis se regenere de forma pareja, optimizando la penetración de productos hidratantes y minimizando la aparición de manchas.

Las personas con pieles sensibles deben elegir productos con texturas fluidas, mientras que las que poseen dermis grasas, con poros abiertos, acné o puntos negros tienen que optar por artículos con estructuras granuladas.

2. Hidratación

Una vez que la piel está lista para absorber, se deben aplicar productos hidratantes y humectantes, que nutran la dermis penetrando en las capas más profundas. El propósito es compensar la pérdida de líquido que se ocasiona por la mayor exposición solar.

Si bien en el mercado vas a encontrar una gran cantidad de cremas faciales hidratantes, es recomendable utilizar texturas ligeras que no tapen los poros. De esta forma no se acumularán impurezas ni se generarán inflamaciones.

3. Protección solar

Aunque es imprescindible cuidarse del sol durante todo el año, la llegada de la primavera y las altas temperaturas a menudo implican una mayor exposición a los rayos ultravioletas.

Para que puedas proteger tu rostro de eventuales quemaduras o hiperpigmentaciones y del fotoenvejecimiento es imprescindible que te apliques protector solar con factor de protección 50 o superior, aunque no estés al aire libre.

Además, es fundamental que protejas las áreas que rodean al rostro, como el cuello y el escote. Estas zonas, que durante el invierno habitualmente están cubiertas, también son muy sensibles a los rayos ultravioletas.

Por otro lado, la primavera es la estación en la que la vegetación se transforma y esto puede provocar alergias cutáneas en algunas personas. Si es tu caso, el uso de productos cosméticos descongestionantes te ayudará a refrescar tu piel y te brindará una sensación de alivio.

No obstante, en caso de reacciones alérgicas será necesario que consultes con un profesional de la salud para que pueda brindarte un tratamiento específico para tu tipo de piel.

Más de carpetas y secciones de archivo