Mundo

Italia sufre récord de contagios y París es una ciudad desierta

Según los datos de Protección Civil italiana, se registraron 11.705 nuevos contagios por coronavirus, lo que significa el quinto día consecutivo de récord diario. Francia, que supo contar más de 30 mil en 24 horas, muestra a París silenciosa y con calles vacías por el toque de queda.

Protección Civil italiana informó que se registraron 69 nuevas muertes y 11.705 nuevos contagios por coronavirus en el que supone el quinto día consecutivo de récord diario de contagios.

La anterior marca data del 21 de marzo, en plena primera ola del coronviarus. Según el último boletín, las altas suman 251.461 y los pacientes considerados activos son 126.237, mientras que 7.131 personas continúan hospitalizadas, de las cuales 750 se encuentran en unidades de cuidados intensivos (UCI), informó la agencia de noticias Europa Press, citada por Télam.

Este balance tiene lugar justo antes de que el primer ministro Giuseppe Conte anuncie nuevas restricciones para controlar el repunte de casos. Se espera que el premier comparezca ante los medios, tras múltiples reuniones con los máximos responsables de las regiones italianas.

Además, hoy se dio a conocer que ya son 20 los integrantes de la Cámara de Diputados de Italia que dieron positivo de coronavirus, mientras que otros dos se encuentran en cuarentena preventiva, informó el diario local Il Messaggero.

Las regiones más afectadas siguen siendo Lombardía, con 2.975 nuevos casos que elevan el total de contagios a 126.769, con 17.078 fallecidos; Piamonte (43.990 casos, 4.198 fallecidos) y Emilia Romaña (40.859 casos, 4.515 fallecidos).

Desde el inicio de la pandemia, Italia suma 414.241 casos confirmados y 36.474 muertos.

En tanto, París quedó silenciosa y con calles vacías; negocios, restaurantes y barres cerrados, a raíz del toque de queda que comenzó a regir anoche a partir de las 21 tras el aumento de casos de coronavirus en Francia, que ayer batió el récord de 32.000 contagios en un día.

Ante la imparable segunda ola de coronavirus, el Gobierno del presidente Emmanuel Macron decretó el miércoles pasado una nueva emergencia sanitaria para todo el país.

Se trata de segunda emergencia sanitaria desde el inicio de la pandemia, la primera fue entre el 17 de marzo y el 11 de mayo, cuando el Gobierno impuso el confinamiento.

En esta ocasión, la medida principal es el toque de queda nocturno, de 21 a 6 horas durante cuatro semanas, en las nueve ciudades más afectadas, entre ellas, la capital francesa.

París no conocía un toque de queda desde 1961, año en que, durante la guerra de Argelia, el Ejecutivo lo decretó para los trabajadores musulmanes argelinos.

El Barrio Latino, uno de los lugares más bulliciosos de París, frecuentado por los estudiantes y los turistas, se vació rápidamente para las 21, informó la agencia de noticias AFP.

Las autoridades desplegaron un refuerzo de 1.350 policías y gendarmes para hacer aplicar el nuevo dispositivo en París y su periferia inmediata, pero anoche no hubo infractores ni multas.

Los locales de comida para llevar eran los únicos abiertos y por las calles circulan casi exclusivamente las motos y bicicletas de los repartidores y los colectivos nocturnos, en su mayoría casi vacíos.

Además de París, el toque de queda concierne las ciudades de Lyon (centro este), Lille (norte), Toulouse (suroeste), Montpellier (sur), Saint-Etienne (centro), Aix-Marseille (sur), Ruan (norte) y Grenoble (sureste).

Desde el inicio de la pandemia, Francia registra 876.342 infectados y 33.325 muertos.

Esta nota habla de:
Más de Mundo
Es indudable que la técnica ocupa un lugar cada vez más importante en la política, y muy específicamente en el campo electoral. Todas estas valiosas herramientas, algunas más antiguas, como las encuestas y todo lo que tiene que ver con el marketing, y otras más recientes como las redes sociales o el Big Data, han cobrado gran protagonismo en los últimos tiempos. Sin embargo, todo este instrumental no puede sustituir de ninguna manera a la dimensión constitutiva de la política, esto es, el universo de las ideas, las propuestas.

Bolivia, la victoria de las convicciones (y la lección contra los atajos)