Conurbano

Cómo era el centro de mesa que mató a Lucía

Se trata de un fogón quemador, también conocido como chimenea ecológica. Para qué se usa y qué recaudos se deben tomar para recargarlo.

Lucía Costa Osores, de 18 años, falleció el viernes  por las consecuencias de las quemaduras sufridas en el bar Zar Burgers, de la localidad bonaerense de San Miguel, donde fue a comer con unos amigos. Un centro de mesa fue el causante de la tragedia.

"Por lo que vimos en un video, estaba el grupo de chicos en una mesa alta y en el medio se ve que hay un recipiente de base ancha, tipo centro de mesa. Ahí había una especie de cilindro, que salía el fuego. Aparentemente eso está alimentado con alcohol y en la base es como que tiene piedras", describe Manuel Aramayo, abogado de la familia de Lucía.

Todo indica que se trataba de un "fogón quemador", también conocido como "centro de mesa ecológico" o "chimenea ecológica".

Son objetos que vienen con cuerpo de cemento, piedras, y un quemador de bioetanol, que es un combustible "biosustentable" obtenido a partir de la fermentación de los azúcares de plantas como caña de azúcar, remolacha, maíz, sorgo, cebada o trigo.

En Mercado Libre, algunas descripciones de estos productos aclaran que son "para usar con bioetanol o con alcohol". Los ofrecen a precios que van desde los 1.500 hasta los 3.200 pesos por unidad.

Según lo publicado en Para Ti, se impusieron para exteriores o interiores, incluso para calefaccionar ambientes. "Sin embargo, si el bioetanol, el combustible con el cual se prende la llama, no se manipula tomando todos los recaudos de seguridad, puede ser peligroso", alerta la revista femenina, que comparte varias medidas de seguridad.

Por ejemplo, la chimenea tiene que ser estable, su cuerpo no debe ser demasiado caliente, la llama no debe ir demasiado lejos de la carcasa, y hay que tener un dispositivo de extinción de fuego al alcance de la mano, para cualquier eventualidad. Otro dato importante: sólo puede ser llenado cuando la llama se haya extinguido y la chimenea se haya enfriado.

Pero en el lugar de la tragedia no parecen haber tomado tantos recaudos. "Por los testigos, se estaba agotando el fuego. Se acercó una chica con un bidón y el mismo vapor, o algo por el estilo, hizo que se propague y se produzca esa tragedia", explica Aramayo.

Consultado sobre los posibles responsables, el abogado comenta que "en principio" serían el Municipio de San Miguel y el dueño del local gastronómico ubicado entre las calles Paunero y Rodríguez Peña.

"Hay un área de inspecciones de seguridad e higiene en el Municipio. Imagino yo que ellos tendrían que estar involucrados en lo relacionado con la habilitaciones. Vamos a ver qué pasa con esto", adelanta Aramayo.

"Y sin duda alguna tenemos al dueño. Porque hay una negligencia absoluta en la cuestión. Todavía tenemos que ver el expediente, eso va a ser el martes, y ahí tendremos información más concreta", cierra el abogado.

El padre de la joven, Pablo Costa, comentó que el bar "no estaba habilitado" porque "no tiene salidas de emergencias", solamente una puerta de entrada. "Y las mesas están una al lado de la otra, acá no hay distancia social. No es que pusieron mesitas afuera, ni nada por el estilo. Estaban todos adentro", agregó.

"En vez de poner velitas de cera, lo llenaban con alcohol y lo prendían fuego. Vino una mesera con un bidón de cinco litros de alcohol, se le prendió fuego el bidón, y se lo tiró encima a mi hija", detalló al canal de noticias Crónica.

"¿En qué lugar vas a llenar un recipiente de vidrio con alcohol y prenderlo fuego, tipo vela? ¿Y cuando se está gastando eso, vas y le agregás más alcohol, a una llama prendida fuego? Vino la mesera con un bidón de alcohol. Cuando le fue a agregar alcohol adentro del recipiente, explotó", siguió el hombre.

Sin embargo, fuentes del Municipio de San Miguel dijeron a Clarín que el local estaba "perfectamente habilitado y en regla" y que tenía salida de emergencia "en el mismo ingreso, con apertura hacia adentro y hacia afuera". Además, comentaron que el encuentro de estos amigos se dio en "un patio interno al aire libre".

Zar Burgers, el bar donde se produjo la explosión por la que murió Lucía Costa Osores. Foto Marcelo Carroll.

Respecto a las características del centro de mesa, los voceros municipales dijeron que "no existe legislación sobre eso" y que "no se habilita o deja de habilitar un bar por eso". Lo describen como "un pequeño mechero" rodeado por unas piedritas y con una cobertura alrededor, para que no se apague el fuego.

Por su parte, fuentes judiciales de San Martín informaron a este medio que el domingo "se notificó al encargado del restaurante, a la moza y al dueño". Es decir, que hasta el momento son tres los imputados en la causa "por el delito de homicidio culposo", precisaron. Y aclararon que "el Municipio no está imputado".

Las fuentes oficiales aseguran que a los 10 minutos de sucedido el hecho llegaron los bomberos y a los 12 minutos llegó el SAME. Lucía fue trasladada al Hospital Dr. Raúl F. Larcade, donde hicieron las atenciones correspondientes. En ese lugar murió -no en Hospital del Quemado de la Ciudad de Buenos Aires, tal como trascendió- después de haber sufrido dos infartos.


Más de Conurbano
Un chofer de colectivos fue asesinado hoy de un balazo al ser asaltado por tres delincuentes cuando circulaba en un auto por la localidad bonaerense de Virrey del Pino, partido de La Matanza. Como consecuencia del crimen, trabajadores de la línea 106, compañeros de la víctima -Sergio Damián Gerez, de 29 años- cortaron esta tarde un tramo de la ruta 3 en reclamo de justicia y mayor medidas de seguridad en la zona, donde el 1° de octubre mataron a otro conductor.

Otra vez asesinan a tiros a un colectivo en pleno La Matanza