Mundo

La historia del multi-millonario que donó 7.000 millones en vida y morirá sin un euro

Charles Feeney anuncia que su ONG dejará de funcionar a finales de este año ya que ha cumplido su objetivo de donar todo aquello que posee

Charles Feeney nunca ha tenido una casa propia ni tan siquiera un coche. Su reloj apenas le costó algo más de 10 euros y, a sus 89 años, no tiene ningún tipo de lujos en su vida. Sin embargo, y aunque su austeridad pudiera sugerir lo contrario, este hombre es multimillonario: llegó a amasar una fortuna superior a los 7.000 millones de euros.

Lo consiguió cuando, en 1960, dio un cambio a su negocio: decidió que las tiendas que utilizaba para vender productos a los militares norteamericanos que viajaban a Europa se convirtieran en tiendas libres de impuestos. Así creó, junto a su socio Robert Miller, un imperio empresarial al que todos aquellos que hayan cogido un avión alguna vez habrán ayudado a levantar. Su empresa, Duty Free Shoppers (DFS), emplea hoy a más de 9.000 personas en todo el mundo.

Sin embargo, más allá de los éxitos en los negocios, lo que a Charles Feeney de verdad le interesaba era ayudar a los demás y comenzó a donar dinero a distintas asociaciones y proyectos por todo el planeta. Feeney viajaba por el mundo con sus negocios, pero aprovechaba para conocer las necesidades que tenían diferentes colectivos a los que, de forma secreta y desinteresada, entregaba grandes cantidades de dinero.

8.000 millones de dólares en donaciones

Su biógrafo, Conor O'Clery, asegura que la vida de Feeney cambió después de leer 'Riqueza', la obra de un famoso filántropo norteamericano llamado Andrew Carnegie que también es conocida como 'El evangelio de la riqueza'. Algunas frases como "morir rico es morir en desgracia" hicieron cambiar a Charles Feeney.

Cuando cumplió 50 años, el magnate de los negocios decidió crear una fundación para canalizar sus donaciones. Así, en 1982 nacía The Atlantic Philanthropies, una ONG destinada a distribuir su fortuna por todo el mundo a través de donaciones a las causas más diversas. Sin embargo, durante los primeros 15 años de existencia, esas donaciones seguían haciéndose en secreto, por lo que hubo quien le colgó el apodo de ser el James Bond de la filantropía.

Ahora, a sus 89 años, Charles Feeney puede echar la vista atrás y sentirse satisfecho con lo que ha hecho con su vida. Tal y como publica la BBC, su organización filantrópica dejará de existir a finales de este año porque ha cumplido su propósito: entregar todo su dinero a causas justas mientras estuvo en vida. En total, unos 8.000 millones de dólares, más de 7.000 millones de euros al cambio.

Durante años regaló cientos de millones de euros en secreto, por lo que le apodaron el James Bond de la filantropía

Charles Feeney, Chuck para sus amigos, vive hoy junto a su esposa en un pequeño apartamento de dos habitaciones en San Francisco. No necesita más porque él es feliz así, igual que con su reloj de diez euros. Su forma de ver la vida ha influido en otros grandes millonarios como Warren Buffet o el matrimonio Gates, que se han sumado a su iniciativa de "donar mientras se vive". Un gran hombre.

Más de Mundo
Es indudable que la técnica ocupa un lugar cada vez más importante en la política, y muy específicamente en el campo electoral. Todas estas valiosas herramientas, algunas más antiguas, como las encuestas y todo lo que tiene que ver con el marketing, y otras más recientes como las redes sociales o el Big Data, han cobrado gran protagonismo en los últimos tiempos. Sin embargo, todo este instrumental no puede sustituir de ninguna manera a la dimensión constitutiva de la política, esto es, el universo de las ideas, las propuestas.

Bolivia, la victoria de las convicciones (y la lección contra los atajos)