Mundo

Al estilo Ameri, un diputado paraguayo apareció desnudo en la sesión virtual

El diputado Roberto González del oficialista Partido Colorado participó de una sesión del Congreso de su país de manera virtual y las cámaras lo tomaron desnudo en su silla

Las sesiones virtuales motivadas por la pandemia de coronavirus  dejarán anécdotas y escándalos para la historia. Una semana después de que la Cámara de Diputados argentina aceptara la renuncia del legislador del Frente de Todos, Juan Emilio Ameri, por protagonizar una escena sexual en pleno recinto, ahora la polémica se trasladó a Paraguay por un diputado desnudo.

Roberto González del oficialista Partido Colorado participó de una sesión del Congreso de su país de manera virtual y las cámaras lo tomaron desnudo en su silla. Al igual que pasó con el legislador salteño, las imágenes rápidamente se viralizaron en redes sociales.

"Se me derramó el tereré", argumentó González, luego de que los medios de comunicación paraguayos lo consultaron sobre el extraño suceso.

"Fue un error. Realmente siento bastante incomodar de esta manera, pido disculpas por este desliz", indicó el diálogo con el canal C9N y explicó que creía que tenía la cámara apagada. Además, adelantó que en la próxima sesión realizará un pedido de disculpas.

Pero González no fue el único diputado en aparecer con el torso desnudo en esta pandemia. El antecedente nos trae nuevamente a Argentina cuando el legislador del PRO, Luciano Laspina, se cambió la camisa y se olvidó de que tenía su cámara prendida durante la exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el presupuesto 2021. "No advertí que tenía la cámara prendida. Por suerte sólo se ve un brazo", aclaró más tarde en redes sociales.



Más de Mundo
Es indudable que la técnica ocupa un lugar cada vez más importante en la política, y muy específicamente en el campo electoral. Todas estas valiosas herramientas, algunas más antiguas, como las encuestas y todo lo que tiene que ver con el marketing, y otras más recientes como las redes sociales o el Big Data, han cobrado gran protagonismo en los últimos tiempos. Sin embargo, todo este instrumental no puede sustituir de ninguna manera a la dimensión constitutiva de la política, esto es, el universo de las ideas, las propuestas.

Bolivia, la victoria de las convicciones (y la lección contra los atajos)