Mundo

La policía de Colombia mató a 'picanazos' a un civil y hundió a Bogotá en un caos

"Por favor, ya", "agente, le ruego", fueron las frases de Javier Ordóñez, un abogado de 43 años que fue sometido con brutalidad y el uso repetido de una pistola eléctrica Táser por dos policías en Bogotá

Cinco personas murieron en las protestas y disturbios que estallaron el miércoles en Bogotá, tras la muerte de un hombre por repetidas descargas que le propinaron dos policías con un arma eléctrica, según un reporte oficial.

Las autoridades no han detallado las circunstancias en que estas personas perdieron la vida en estas movilizaciones contra el cuerpo de uniformados. El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ofreció en la madrugada del jueves una recompensa por "la captura de los autores del homicidio de cinco personas" en Bogotá y el vecino municipio de Soacha.

Ocho muertos durante la noche en Bogotá

Durante las protestas también fueron destruidos 46 puestos de policía y decenas de buses de servicio públicos destruidos, según la alcaldesa Claudia López.

Las protestas estaban provocadas por la muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 43 años que fue sometido con brutalidad y el uso repetido de una pistola eléctrica Táser por dos policías en Bogotá.

"Por favor, ya", "agente, le ruego", fueron las frases que dijo el hombre cuando estaba inmovilizado por dos agentes en una calle del barrio Santa Cecilia, en el occidente de la capital colombiana, y que han provocado la indignación entre los ciudadanos.

Según el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, en lo que va de año la Alcaldía ha recibido 137 denuncias por "presunto uso excesivo de la fuerza, de posibles vulneraciones de derechos humanos por parte de la Policía" en la ciudad.

En decenas de barrios de las ciudades colombianas, los manifestantes, jóvenes en su mayoría, gritaron "asesinos, asesinos" a los uniformados y comenzaron a arrojar todo tipo de objetos contra la infraestructura policial.

Los enfrentamientos entre los uniformados y los manifestantes se prolongaron hasta bien entrada la noche no solo en Bogotá sino también en otras ciudades como Cali y Medellín.

"Así como condenamos el abuso policial también condenamos la violencia y vandalismo por parte de algunos manifestantes. El abuso y la violencia no se soluciona con más violencia. Es en estos momentos donde debemos aferrarnos a la Constitución y movilización ciudadana pacífica", ha afirmado, por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Entre tanto, la vicepresidenta colombiana Marta Lucía Ramírez ha asegurado que la muerte de Ordóñez es inaceptable y manifestó que "la justicia ordinaria debe tomar pronta acción".

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo ha manifestado que los dos agentes que atacaron al abogado "son ya objeto de investigación disciplinaria y penal y la institución dará toda la colaboración que requiera la autoridad competente".

La Fiscalía general de la Nación ha asumido de inmediato la investigación del caso que estará a cargo de un grupo de especialistas de su Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), mientras que la Procuraduría ha tomado "por poder preferente el proceso que adelantaba la Policía Nacional por la muerte del ciudadano".

El Ministerio Público busca establecer e individualizar la participación que al parecer tuvieron miembros de la Policía durante el operativo, así como el trato que se le dio a la víctima una vez fue subida a una patrulla de la institución.

COLOMBIA REVIVE OTROS CASOS DE BRUTALIDAD POLICIAL

El clamor desesperado de Ordóñez, que era padre de dos niños de corta edad, revivió en los colombianos las imágenes de mayo pasado en una calle de Minneapolis (EEUU) donde George Floyd fue asfixiado hasta la muerte por policías de esa ciudad a pesar de sus ruegos: "No puedo respirar".

En un vídeo de cinco minutos grabado por testigos de la agresión se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de la Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que éste ya estaba en el suelo en estado de indefensión.

Al igual que Floyd, Ordóñez acabó arrestado y conducido en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió horas después.

La muerte del abogado también evocó el caso del joven Dilan Cruz, quien murió el pasado 25 de noviembre en una clínica de Bogotá dos días después de ser herido en la cabeza por un disparo de perdigones de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuando participaba en una de las protesta sociales.



Más de Mundo