CORONAVIRUS

La peregrinación a La Meca pasó de recibir 2,5 millones de fieles a diez mil

En el 2019, llegaron más de dos millones de fieles de todo el mundo mientras que este año se limita a la participación de un millar de personas que deben cumplir con un estricto protocolo sanitario.

Centenares de fieles musulmanes mantienen la distancia de seguridad alrededor de la Kaaba, durante la peregrinación a La Meca. Los seleccionados para el hach empezaron este miércoles la gran peregrinación de La Meca, en un formato restringido a causa de la pandemia del nuevo coronavirus, que los obliga a guardar una cuarentena antes y después del acto religioso.

En pequeños grupos, cada uno con un guía, los fieles empezaron el ritual y dieron siete vueltas a la Kabaa, la construcción cúbica que se encuentra en el centro de la Gran Mezquita de La Meca.

Con mascarilla y distancia social, los peregrinos en fila india caminaron alrededor de la Kabaa, vigilados por policías y otros agentes oficiales.

Entre 1.000 y 10.000 peregrinos participan este año en el hach, según los responsables y los medios sauditas, un número muy reducido comparado con los 2,5 millones de personas que realizaron este ritual en 2019.

  • Los peregrinos fueron sometidos a controles de salud y colocados en cuarentena a su llegada a La Meca este fin de semana. AFP

A causa de la pandemia, las autoridades saudíes han dado permiso para realizar la peregrinación a poco más de mil personas que residen en Arabia Saudí, el 30 % de ellos nacionales y el 70 % restante de otras 160 nacionalidades pero residentes en el país.

Todos los ciudadanos saudíes que realizarán la peregrinación son profesionales sanitarios, que han sido premiados de esta forma por su labor en la lucha contra la COVID-19, que a día de hoy ha causado más de 270.000 contagios y 2.789 muertes en el reino

El jefe del Comité de Seguridad del hach, Jaled bin Qarar al Harbi, confirmó este martes que todas las fuerzas se encuentran preparadas desde el 6 de julio para garantizar la seguridad de los peregrinos y asegurar que entren a los lugares sagrados sólo los autorizados.

Los pocos peregrinos afortunados han ido llegando en las últimas semanas a los hoteles de la zona y se han sometido a pruebas médicas y a una cuarentena obligatoria antes del comienzo del hach este miércoles.

Más de CORONAVIRUS