Conurbano

Una historia con final feliz: nació con hipoacusia pero tras una compleja operación en Malvinas Argentinas podrá oír

La cirugía al pequeño de 4 años duró alrededor de cinco horas estuvo a cargo del servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Trauma "Dr. Federico Abete". Ahí lograron colocarle con éxito dos implantes cocleares al pequeño paciente, gracias a los cuales pronto podrá oír.

A pesar del contexto adverso que vive el mundo por el coronavirus, en Malvinas Argentinas se generó una buena noticia, que cambio por un momento el clima tenso y triste que vivimos para llenarnos de esperanzas. El Sistema de Salud de ese Municipio realizó una intervención quirúrgica de alta complejidad que sirvió para cambiarle la vida a un pequeño de tan solo 4 años. 

En un trabajo realizado por parte del servicio de Otorrinolaringología operó el pasado lunes 22 de junio un niño de cuatro años que nació con hipoacusia. Tras cinco horas de intervención le fueron colocados dos implantes cocleares los cuales le van a permitir la dicha de escuchar y posteriormente desarrollar su habla.


La Dra. Betina Beider (MN 84225), jefa del servicio, dio detalles sobre esta historia con final feliz: "La operación fue un éxito y por suerte ahora estamos en la etapa de curaciones. En un mes aproximadamente ya se harán las pruebas de encendido y audición".

Sobre la respuesta de la familia, la doctora destacó: "Están muy felices. Esta operación estaba programada para abril, por cuestiones de protocolo tuvo que ser reprogramada. En verdad estamos muy satisfechos por poder realizar esta intervención a pesar de los inconvenientes lógicos que nos trajo la pandemia".

El Servicio de Otorrinolaringología se encuentra en la planta baja de la Maternidad Municipal, ubicada en Av. Del Sesquicentenario (ex Ruta 197) 2047, en Ing. Pablo Nogués. En este lugar, por primera vez en sus cuatro años de vida, el joven paciente podrá oír la voz de sus seres queridos y la de los médicos que lo harán posible. 

Esta nota habla de:
Más de Conurbano
Carpinchos y gansos fueron expulsados de un barrio privado en Berazategui en un particular episodio. La administración del Country Abril encerró a los animales en jaulas para trasladarlos fuera del predio porque algunos residentes habían presentado denuncias por sentirse invadidos y otros inclusive aseguraron haber recibido ataques. Lo curioso es que los animales se quedaron cerca del alambrado esperando para volver a su hábitat natural, lo que fue definido entre burlas por algunos vecinos como una "protesta".

Carpinchos "desalojados" se amotinan en un country